Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 28 de mayo de 2014

El saqueo de la sanidad pública por las multinacionales tecnológicas

 El negocio para las multinacionales puede ser colosal ya que la licitación pública en la UE representa cerca del 20% de su PIB.

 

Algunas Comunidades Autónomas (Madrid, Galicia, Valencia, etc.) con gobiernos de clara orientación neoliberal están desarrollando proyectos basados en lo que con la táctica engañosa habitual han llamado compra pública innovadora, siguiendo las estrategias diseñadas desde una
Unión Europea controlada por los lobbys de presión empresarial de las multinacionales.
La llamada compra pública innovadora pretende reforzar el papel de las Administraciones públicas como impulsoras de la Innovación empresarial. La Sanidad Pública financia la investigación y la compra de bienes y servicios novedosos a las empresas privadas. Y por si esto no fuera poco, el sistema público no se reserva los resultados de esta I+D para su uso exclusivo compartiéndolo con las empresas privadas.
Esta generosidad con la industria tecnológica supone que el sistema público renuncia a la investigación en beneficio del sector privado al que proporciona con fondos públicos y la oportunidad de utilizar sus hospitales, centros de salud, trabajadores sanitarios y a los propios enfermos (para por ejemplo ensayos clínicos de los nuevos medicamentos, como ya ocurre en la actualidad).
Como consecuencia la sanidad pública financia la investigación a la industria tecnológica para que desarrolle proyectos más o menos innovadores; garantiza a las multinacionales la compra de los mismos antes incluso antes de que estos estén desarrollados; y permite que estas estas decidan las características y el volumen de las innovaciones a comprar con dinero público (mediante la figura del socio tecnológico).
El negocio para las multinacionales puede ser colosal ya que la licitación pública en la UE representa cerca del 20% de su PIB.
La compra pública innovadora incluye dos modalidades de actuación: compras comerciales y compras pre-comerciales.
1.- En las compras comerciales la administración sanitaria compra algo que no existe pero que puede desarrollarse mediante una I+D que se paga con el contrato. La adjudicación de estos contratos puede realizarse mediante:
- Procedimientos ordinarios de adjudicación (abierto, restringido o negociado), que incluyen cláusulas que favorezcan este tipo de compra
- Diálogo competitivo por el que las empresas privadas que venden las tecnologías imponen a la administración lo que hay que comprar, sus características y el precio a pagar por ellas (un negocio redondo que explica el crecimiento de las compras tecnológicas por los servicios de salud autonómicos pese a los recortes de los presupuestos sanitarios).
2.- La compra pública pre-comercial (CPP): la Sanidad Pública comparte con las empresas los riesgos y beneficios de la investigación necesaria para desarrollar tecnologías innovadoras (el sector público paga la investigación y las empresas privadas ganan vendiéndoselas al sistema público o al privado)
Mientras que con él argumento de la crisis y de la insostenibilidad del sistema público se recorta la sanidad a los más necesitados como inmigrantes extranjeros o a los jóvenes que salen de España en busca de trabajo, se introducen copagos y se recorta la cartera de servicios; con los ahorros conseguidos se financian proyectos empresariales que benefician exclusivamente a las multinacionales tecnológicas.
Esta política supone la aplicación de la Estrategia de Lisboa definida por la Unión Europea, que aprobó un Plan de desarrollo para la mejora de la competitividad de la UE para el período 2000-2010, que tenía como uno de sus objetivos prioritarios aumentar las oportunidades de la contratación pública por las empresas privadas, dándolas acceso a los presupuestos públicos para mejorar sus oportunidades de negocio. En este sentido es necesario volver a alertar sobre los riesgos del Tratado de Libre Comercio USA- UE (que negocian en secreto la Comisión Europea y las autoridades norteamericanas) que contempla abrir las puertas a las multinacionales USA para que accedan a la contratación pública de los países europeos, en las mismas condiciones que las empresas de la Unión. De esta manera una parte sustancial del dinero de la sanidad pública pasara a manos de empresas estadounidenses.
En resumen, se pretende fomentar la innovación y la competitividad empresarial utilizando el dinero de la sanidad pública y desarrollar un nuevo modelo asistencial basado en el uso intensivo de las nuevas tecnologías (hegemonizadas por el hospital) para abrir oportunidades de negocio a las multinacionales privadas
Las consecuencias previsibles son: la  descapitalización de la sanidad pública; el saqueo de dinero público por las empresas tecnológicas multinacionales; el  abandono del modelo de salud comunitaria basado en la promoción, la prevención y la Atención Primaria  y la vuelta al modelo hospitalo-céntrico y al uso intensivo de tecnologías, que por su elevado coste no serán accesibles a toda la ciudadanía.
El enorme gasto asociado a esta política  es lo que hará  difícilmente sostenible al sistema abocándolo a su desaparición. La estrategia de promover la innovación tecnológica con el dinero de la Sanidad  Público condicionará la desaparición del actual sistema sanitario público universal, accesible, equitativo, eficiente y sostenible.

Manuel Martín García | Presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública
Fuente: nuevatribuna.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario