Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

lunes, 19 de mayo de 2014

La Marea Blanca avisa de que el cese de la privatización es “temporal” y motivado por las elecciones

 Profesionales y usuarios de la sanidad reclaman el final definitivo del proceso privatizador y temen que estos vayan a más 

Sostienen que si la paralización de las privatizaciones fuera real, "lo primero que habrían hecho es publicarlo en el Boletín Oficial"



La Marea Blanca volvió a las calles de Madrid durante la mañana de este domingo para recordar que los procesos de privatización en la sanidad pública siguen adelante en la Comunidad de Madrid. A pesar de que la
afluencia era menor que en otras ocasiones (debido al puente y a la celebración de los atléticos por la victoria de su club en la Liga durante la noche anterior, dicen los manifestantes), el ambiente festivo y reivindicativo que caracteriza al colectivo siguió bien presente. Unas trescientas personas se conglomeraron en la plaza de Neptuno a las 12 horas con destino Puerta del Sol, para recordar que múltiples instituciones hospitalarias públicas (como el Instituto Cardiológico, centros de atención primaria, el servicio de lavandería...) siguen sometidas al "saqueo" de la Comunidad.

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP), convocante de la protesta, denuncia que la negación del Gobierno regional de estar llevando a cabo privatizaciones responde a una "táctica electoral", "pues si quisieran", dicen, "lo primero que habrían hecho es publicarlo en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid".

"Seguimos denunciando el destrozo que están haciendo de nuestra sanidad pública", criticó Maribel Ramos, médica de atención primaria. "Continúan las derivaciones a pruebas diagnósticas y a cirugías que luego, si hay complicaciones o son incompletas, las debe asumir la pública. Continúa la privatización de las transfusiones, de la lavandería central, tenemos a Sacyr y a Bankia que han vendido parte de unos hospitales (que son nuestros, porque los propietarios de la sanidad somos los ciudadanos) a fondos de inversión extranjeros, es decir, sigue habiendo una especulación con lo público tremenda", denunció Ramos.

Por otro lado, la médica señaló que los profesionales de la sanidad han notado en las últimas semanas un intento de "calmar los ánimos" por parte de la Comunidad y la Consejería de Sanidad. "Es posible que ofrezcan alguna cosilla para que algunos piquen, pero realmente yo creo que toda la ciudadanía ha despertado, hemos despertado, y somos conscientes de la barbaridad que están haciendo", añadió. "Estamos en un momento muy crítico y por supuesto que los ciudadanos deben ser conscientes de a quién votan el próximo 25 de mayo. Por cierto, que piensen si la superioridad intelectual de algunos sirve para negociar con mujeres indefensas y acorraladas como Angela Merkel, como Christine Lagarde, no sé, que se lo piensen", ironizó Ramos haciendo referencia a los comentarios machistas que el pasado viernes virtió el candidato del PP, Miguel Arias Cañete, en Espejo público en referencia al debate con Elena Valenciano.

Los centros de salud mental o la donación de sangre

A pesar de que el personal sanitario fue mayoritario en la manifestación, también decenas de usuarios y pacientes acudieron a mostrar su apoyo. "No quiero que de aquí a cuatro días me quiten la sanidad y me dejen con el culo al aire", reclamó Carlos Rodríguez, funcionario. Otros continúan con una lucha incesante en defensa de lo público, como Soledad Prado, informática. "La sanidad pública, gratuita y universal es un derecho de todos los seres humanos", comentó. "Es importante que la gente salga a la calle para defender sus derechos. Este país es rico y lo único que se está haciendo es un reparto de la riqueza, quitándoselo a los pobres para acumularlo en una minoría de la población y hay que volver a construir un Estado que sea justo para todos", reclamó Prado.

Desde la MEDSAP advierten de casos concretos como el hospital de Collado Villalba que, a pesar de que se siguen abonando 900.000 euros anuales a la empresa adjudicataria (IDC Salud, antigua Capio), permanece cerrado. También recuerdan la deficiente atención que reciben los centros de salud mental, la privatización de la donación de sangre, que pasó a manos de la Cruz Roja hace unos meses, los servicios de limpieza y lavandería y otras 24 categorías de trabajadores no sanitarios que también quieren privatizar. Denuncian que estos procesos están contribuyendo paulatinamente a la pérdida de calidad del sector.

Fuente: luisml.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario