Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 6 de mayo de 2014

Los eventuales plantan cara al SAS

Los trabajadores temporales de la sanidad andaluza demandan a la Junta para exigir que se reconozca su vinculación laboral, en ocasiones de más de 15 años

De izquierda a derecha, los médicos con contratos eventuales en el SAS Rocío Jiménez, Alicia Viglerio y 
José Miguel Braza. / eduardo ruiz

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) dice que son unos 6.000 y los propios trabajadores, entre 15.000 y 17.000. Algunos llevan más de 15 años vinculados a la sanidad pública andaluza, encadenando contratos de duración variable. Al principio de un año, luego de seis meses, luego mes a mes. Pero todos tienen algo en común: cuando el contrato se les está acabando, viven pegados al teléfono esperando una llamada que confirme que el mes siguiente seguirán trabajando. Son los eventuales del SAS, una bolsa de trabajadores
sin la que la sanidad andaluza no podría funcionar pero que están en un limbo legal del que ahora luchan por salir.
Centenares de eventuales de todas las categorías, desde médicos y enfermeros a personal administrativo, se han adherido a una demanda colectiva en la que reivindican que la Junta les reconozca como trabajadores laborales indefinidos. A la primera reclamación, que se presentó el 19 de marzo, se sumaron 471 trabajadores y el abogado que les representa, Manuel Martos, prepara ya una segunda con varios centenares más. Simultáneamente, se están presentando demandas individuales ajustadas a la situación de cada profesional. Martos calcula que se presentarán alrededor de 2.000.
Los eventuales han encontrado impulso en dos sentencias dictadas el pasado diciembre por un juzgado de lo Social de Cádiz que obligan al SAS a convertir en empleados laborales fijos a dos médicos del Hospital Puerta del Mar. Uno trabajaba en el centro desde hace ocho años y el otro, desde hace 14. Siempre en el servicio de urgencias, usando los “medios materiales” del hospital y recibiendo “directrices, que coordinándolas con el resto de integrantes del hospital, les daba el personal allí destinado”, advierte el juez, que concluye que la relación de los médicos con la Consejería de Salud es “de carácter laboral” y que, “atendiendo a la elevada antigüedad, acarrea su calificación como indefinida”.
El abogado que defendió a los facultativos en este proceso es ahora el asesor jurídico de todos los eventuales que buscan un respaldo jurídico similar. “Cuando obtuve esas dos sentencias de Cádiz no conocía el tema. Pensé que era algo puntual que había afectado a estos dos trabajadores, pero empezaron a llamarme médicos interesándose por el asunto y vi que era igual en toda Andalucía”, cuenta el letrado Manuel Martos. Varios de los afectados decidieron asociarse y el 9 de enero nació la Asociación de Eventuales del SAS (Aesas). La crearon 23 personas y hoy aglutina a 480.
“Estamos en una situación desesperada. Lo primero que pedimos es la laboralidad de nuestros contratos. No reclamamos ser fijos porque no tenemos oposición, pero somos estructurales. El que llevemos tanto tiempo trabajando en el mismo sitio lo demuestra”, afirma Rocío Jiménez, portavoz del colectivo. Ella lleva nueve años como intensivista eventual en el Hospital de Puerto Real (Cádiz), pero en su unidad, formada por cinco médicos de plantilla y una quincena de eventuales, algunos suman 12 años uniendo un contrato con otro.
La Junta ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) las sentencias de Cádiz, no por el fondo, sino por la forma, al entender que los casos no competen a un juez de lo Social sino a un Contencioso-Administrativo. El abogado de los trabajadores, sin embargo, insiste en que los eventuales no son funcionarios y, por tanto, su conflicto laboral es competencia de un juzgado de lo social. Martos ejerce como secretario de Aesas y director de la asesoría jurídica. “Lo único que he impuesto es que no se comporte como un sindicato ni convoque movilizaciones. Y así está recogido en los estatutos. Esto no se gana en la calle; se gana en los juzgados”, afirma el letrado.
No opina lo mismo el SAS, que considera que la vía para acceder a una plaza de plantilla no debe ser un juez sino una OPE (oferta pública de empleo). Salud convocó una en 2007 y ha anunciado otras dos con 1.407 plazas, una cifra ajustada a la tasa de reposición del 10% de las jubilaciones que ha habido en 2012 y 2013. “No nos parece razonable que el tema se haga por vía judicial porque puede haber personas que lleven pocos meses trabajando y acaben obteniendo una plaza fija”, advierte la directora general de Profesionales del SAS, Celia Gómez.
La directora general se reunió en marzo con representantes de Aesas para que les expusieran sus reivindicaciones. “Sirvió de poco. Pero nos ha rebelado que estamos y nos sentimos reforzados”, explica la portavoz de la asociación. Salud asegura, sin embargo, que hay “sensibilidad” hacia este colectivo y esta semana, además de anunciar la OPE correspondiente a 2013, la consejera de Salud, María José Sánchez Rubio, se ha comprometido a ampliar hasta el 31 de enero de 2015 los contratos de los 6.000 trabajadores que el Servicio Andaluz de Salud considera eventuales estructurales. “Sabemos que son empleados imprescindibles para nosotros y que no están en otra situación por la tasa de reposición del 10% impuesta por el Gobierno central en el empleo público”, asegura Gómez.
A partir de enero, si el Estado mantiene las limitaciones a la contratación, estos trabajadores renovarán su contrato por un año. Lo que para Salud es una mejora en la “estabilidad” laboral de sus profesionales, para los eventuales es “una medalla” que intentan colgarse los responsables políticos y que a ellos les ha “encendido” más. “Entre un contrato por cuatro meses y otro por siete no hay mucha diferencia. Y, sobre todo, seguimos contratados al 75%”, recuerda Rocío Jiménez. Cuando el Gobierno central decretó en 2012 la ampliación de la jornada laboral de los funcionarios de 35 a 37,5 horas, el SAS decidió que sus trabajadores temporales solo sean contratados con el 75% de la jornada y sueldo para compensar el exceso de horas de los fijos. “Si firmarmos ahora hasta enero, les garantizamos otros siete meses al 75%. Y en enero, un año más”, lamenta la portavoz de la asociación.
La directora general de Profesionales no cierra la puerta a “revisar” este recorte de los contratos, pero recuerda que el Gobierno andaluz tomó esta decisión para evitar “despedir” a 7.000 eventuales, la cifra de empleados que, asegura, sobrarían con la ampliación de la jornada laboral de los empleados fijos. “Decidimos soportar entre todos esta situación esperando que fuera transitoria, pero la verdad es que se está alargando”, admite Celia Gómez.

Fuente: ccaa.elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario