Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

jueves, 22 de mayo de 2014

Suspenso a la calidad de la atención sanitaria de los últimos 12 meses

  • Los pacientes crónicos suspenden con un 4,9 la atención recibida en la sanidad pública

  • El 47,7% de los encuestados considera que el copago dificulta el acceso a fármacos 

     

    Desigualdad entre comunidades, falta de información, escasez de programas específicos para pacientes crónicos y una deficiente atención sanitaria. Estas serían las conclusiones del primer barómetro de EsCrónicos, un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid que ha
    querido medir la percepción que tienen estos sobre la atención recibida en los últimos 12 meses. Esa valoración da como nota media un 4,9, es decir, un suspenso a los cuidados que se ofrecen a las personas con un trastorno crónico.
    En España, un 60% de las defunciones está originada por el cáncer, las enfermedades del corazón, los trastornos cerebrovasculares, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias y la diabetes. Según datos del Ministerio de Sanidad, en 2006, un 94,9% de los españoles mayores de 65 años tenía alguna dolencia de tipo crónico diagnosticada por un médico. El envejecimiento progresivo de la sociedad está conduciendo a que cada vez sean más las personas con una enfermedad de largo recorrido, tendencia que seguirá aumentando pues, según las previsiones, para 2021 la esperanza de vida al nacer alcanzará los 81,2 años en los varones y los 86,5 años en las mujeres.
    Ante esta situación, más de 20 asociaciones españolas de pacientes crónicos han querido conocer cómo están siendo tratados este tipo de enfermos en un tiempo marcado por la crisis y los recortes. Este miércoles, representantes de tres de ellas, han presentado los datos de una encuesta realizada a 695 pacientes en función de las preocupaciones detectadas en entrevistas con gestores, clínicos y asociaciones de pacientes y en cuatro grupos de discusión con enfermos, cuidadores y representantes de la industria farmacéutica.
    "La cronicidad se ha convertido en un problema para la política pública, no sólo afecta a pacientes y familiares. La pérdida de salud y calidad de vida unida a los costes indirectos de estos trastornos que se concentran en la edad laboral son preocupantes. Y los resultados obtenidos en este estudio también lo son", ha señalado Koldo Aulestia, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer y otras demencias (Ceafa).
    Porque la calificación media que los ciudadanos encuestados da en relación a la satisfacción con el funcionamiento y calidad asistencial del Sistema Nacional de Salud es de 4,9 sobre una puntuación total de 10. Por debajo de esa nota media, es decir, los pacientes que peor puntúan la atención recibida son los que viven en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Valencia, Galicia y los de las Islas Baleares.
    El 47,7% de los encuestados considera que el copago ha dificultado el acceso a fármacos necesarios para tratar sus dolencias. Además del acceso gratuito a las terapias, valoran que las recientes reformas han perjudicado especialmente al acceso a terapias innovadoras y con menos efectos secundarios (39%).
    Por otro lado, los aspectos que señalan como prioritarios para proceder a la reforma del sistema sanitario son la rapidez en la atención (un 72,6% así lo considera), el acceso gratuito (62,3%) y la atención por parte de los especialistas (60,75%).
    "La cronicidad es un problema que hay que solventar con medidas a largo plazo", ha afirmado Jesús Molinuevo, presidente de la Federación de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer). Sin embargo, como denuncian estos representantes de asociaciones de pacientes, la Estrategia de Afrontamiento de la Cronicidad no se está llevando a cabo.
    "Falta sensibilidad pública hacia las enfermedades crónicas. Se hace necesario un cambio en la atención sanitaria para pasar de la enfermedad a la persona, para fomentar la medicina personalizada", ha señalado María Jesús Delgado, presidente de la Federación Española de Parkinson (FEP).
    De esta manera, y como consecuencia de los resultados de este barómetro, las asociaciones de pacientes recomiendan poner en marcha mecanismos de control que garantice la equidad de trato entre las diferentes comunidades, incluir los dispositivos sociosanitarios en el sistema sanitario, potenciar el papel de las asociaciones de pacientes y establecer mecanismo de diálogo entre estas y la diferentes administraciones públicas. Además, solicitan potenciar el papel de las enfermeras y auxiliares de enfermería, especialmente en las labores de educación sanitaria, así como asegurar la correcta coordinación entre atención primaria y especializada.
    Por último, Molinuevo insiste en que "uno de los ejes del cambio sería ayudar a modificar el modelo de paciente pasivo por el de paciente informado, que es protagonista de su enfermedad, que participa en la prestación de servicios, en las asociaciones y en las estrategias de salud [...] Es importante contar con un paciente experto que conozca su enfermedad y que se implique en el cuidado de la misma".

    Fuente: elmundo.es

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario