Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 21 de mayo de 2014

Una ley para el lucro de las empresas contra la salud de las personas

 


La Confederación de Asociaciones Vecinales de Aragón (CAVA) y la Asociación Independiente para la Defensa de la Salud (ASIDES) denuncian que Ley 9/2014 de Telecomunicaciones es “una ley hecha por y para las compañías telefónicas”, que “invalida las competencias de los ayuntamientos y
CCAA en materia de ordenación urbanística y del territorio, así como de medio ambiente”.
“Siendo la actividad de la industria de las telecomunicaciones, en concreto la instalación de antenas en las azoteas de edificios, una actividad de riesgo medio ambiental y de salud para las personas expuestas, la nueva Ley no contempla los aspectos de control y prevención públicos precisos para realizar una mínima prevención sanitaria exigible por la ciudadanía”, denuncian en un comunicado conjunto. A partir de ahora los controles de emisión pasan a ser competencia de las propias operadoras de telefonía móvil (TM), “lo cual es como poner el lobo a cuidar del gallinero”.
En el comunicado explican que la nueva Ley no contempla las resoluciones del Parlamento europeo en materia sanitaria y medioambiental, ni las recomendaciones de la resolución 1815 de dicho Parlamento en materia de prevención de la salud humana, así como tampoco contempla las recomendaciones recientes de la Agencia Europea de Medio Ambiente. “Del mismo modo hace caso omiso de la declaración del Instituto Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), organismo internacional dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), realizada en mayo de 2011, que señala a las radiaciones utilizadas en telefonía móvil como posiblemente cancerígenas”.
“Hoy por hoy -añaden- no se puede negar la evidencia científica que advierte de graves alteraciones para la salud, comprobadas tanto mediante investigación experimental en laboratorios con animales, como estadísticamente en la población humana. La exposición a los campos electromagnéticos artificiales produce alteraciones en el ADN celular, y como es sabido el cáncer surge precisamente como consecuencia de este tipo de alteraciones”.
“Para colmo de estas sinrazones, la nueva ley permite la expropiación directa por parte de las empresas de telefonía de las azoteas privadas de los edificios de viviendas para la instalación de antenas de telefonía. Esta medida supone una auténtica barbaridad en cuanto genera inseguridad e indefensión para los ciudadanos con respecto a los intereses de las grandes y poderosas corporaciones del sector”, concluyen.

Fuente:arainfo.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario