Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 13 de mayo de 2014

Valladolid: La cocinera del hospital despedida por denunciar cursos fantasma inicia una huelga de hambre 

Valladolid: La cocinera del hospital despedida por denunciar cursos fantasma inicia una huelga de hambre
Foto:Ana, la cocinera despedida que mañana inicia una huelga de hambre. Foto: Gaspar Francés


Ana María G. R., la cocinera del hospital Río Hortega de Valladolid que ha sido despedida después de haber denunciado la realización de cursos fantasma en el centro asistencial, inicia mañana una huelga de hambre indefinida para exigir su readmisión. A las 12 horas de mañana sábado está convocada una concentración de apoyo a las puertas de la sede de la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado (calle Andrés Laorden) por parte de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública. Ana, el próximo mes de junio hubiera cumplido 31 años en el hospital universitario Río Hortega sin que en todo este
tiempo haya tenido un apercibimiento o sanción hasta que en septiembre de 2011 se le abrió un expediente informativo tras denunciar en el Juzgado de lo Penal, con otros tres compañeros, la realización de unos cursos que no habían sido impartidos. En el expediente sancionador, entre otras cuestiones, se dice que Ana había inducido a sus compañeros a que no se apuntaran a los cursos de cocina que de forma precipitada convocaron ese año para cubrir las apariencias y justificar las irregularidades de los cursos ‘virtuales’, no realizados en 2010. Al final, se impusieron cinco sanciones a Ana: tres de un mes y dos de dos meses. Sanción que cumple entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de abril de 2014. El Sacyl, no satisfecho con las represalias ejercidas, el pasado 1 de mayo dio un paso más y comunicó a la trabajadora el despido “de facto”, amparándose en la pérdida de puesto de trabajo por haber excedido en seis meses de duración la sanción. Argumento falso, porque a Ana no se le ha impuesto ninguna sanción de seis meses, sino dos de dos meses y tres de un mes. “Creemos que estamos ante un caso claro de represalias hacia una trabajadora en la forma más cruel que se puede hacer en la actual situación en la que vivimos: el despido. El compañero de Ana María está en paro y su salario era, hasta ahora, el único ingreso de la familia. La única razón de su despido es que actuó con dignidad y con responsabilidad social denunciando indicios claros de corruptelas en el hospital”, apunta la Plataforma por la Sanidad Pública.

Fuente: luzdelevante.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario