Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

viernes, 17 de octubre de 2014

La falta de medicamentos se acentúa y ya hay 177 fármacos que no se suministran

Tanto los farmacéuticos como los consumidores cada vez están más molestos por los problemas de abastecimiento que está habiendo con algunos fármacos de marcas comerciales que los laboratorios no están mandando a España. Las incidencias vienen de unos tres años atrás, pero en los últimos meses el problema, lejos de resolverse, se está acentuando. Ayer mismo, la Agencia Estatal de Medicamentos y Productos Sanitarios tenía en su web un listado con 177 fármacos con los que está habiendo problemas de suministro, cuando en mayo de este año la cifra era de 125.

Medicamento no suministrados
 
Según el Ministerio de Sanidad, al menos 33 de ellos no tienen un fármaco sustitutivo –por ejemplo, un genérico–, por lo que el médico se ve obligado a recetar un producto con un principio activo distinto para combatir la misma dolencia o enfermedad. Sin embargo, el problema es más amplio porque, como explica el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Huesca, Carlos Lacadena, en los tratamientos y las enfermedades existe «un componente psicológico importantísimo». «A muchos, el cambio de una pastilla a otra, aunque sea del mismo principio activo, les altera porque no se sienten seguros. Más aún cuando llevan tomando el mismo medicamento muchos años», explica.

Un ejemplo paradigmático es el Deanxit, un antidepresivo que lleva sin suministrarse desde el pasado diciembre. Su fecha prevista para la vuelta al mercado español es este 30 de diciembre, aunque los farmacéuticos señalan que es habitual que, en cuanto se acerca el día en que debería volver a suministrarse, la fecha vuelva a retrasarse unos meses (con este medicamento y con otros muchos ha ocurrido en varias ocasiones).

El Deanxit es uno de los al menos 33 que no tienen sustitutivo y esto está haciendo que aragoneses que llevaban consumiéndolo durante muchos años hayan tenido que acudir al psiquiatra para que les dé un antidepresivo con un principio activo distinto. «Combaten lo mismo, pero con un efecto distinto al del fármaco que se tomaba antes», explica Lacadena.

Además, hay otros muchos que se están suministrando solo a medias, como es el caso de la Pantomicina –un antibiótico que utilizan sobre todo los alérgicos a la penicilina– y que desde abril no se vende en su formato granulado, aunque sí en pastillas (esto ha causado quejas de pacientes por que el formato sólido les afecta más al estómago). Sin embargo, el Ministerio señala que, en este caso, existe un producto con el mismo principio activo para sustituirlo.

Todas las fuentes del sector consultadas apuntan que la causa de este desabastecimiento es que hay laboratorios que han dejado de mandar algunos de sus fármacos a España porque aquí se venden a precios más asequibles que en otras naciones.

Lacadena pone como ejemplo que en España el paracetamol de 500 miligramos y 20 comprimidos cuesta 67 céntimos; mientras que en Finlandia, con la mitad de pastillas (10), vale 3,25 euros. Este es un fármaco que se está vendiendo sin problemas.

El presidente de los farmacéuticos de Huesca exige al Ministerio de Sanidad que tome medidas para evitar el desabastecimiento y no entiende cómo es posible que a las empresas farmacéutica se les mantengan las autorizaciones para suministrar estos fármacos si realmente no lo están haciendo. Por su parte, desde la Consejería de Sanidad argumentaron que este es un problema internacional y que la DGA carece de competencia para solucionarlo.
«No basta con los genéricos»

El presidente de la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), José Ángel Oliván, señaló que ya llevan tiempo recibiendo quejas por esta situación y apuntó que para solucionarla «no basta con una política de genéricos como está haciendo España, ya que el resto de los países deberían ponerse de acuerdo para no ceder a la presión de las farmacéuticas». «La solución más fácil para los gobiernos es pagar –continúa–, pero habría que plantearse crear una industria farmacéutica pública, como hicieron en la India cuando tuvieron estos problemas. En España tenemos buenos profesionales de cuyas investigaciones se están beneficiando precisamente estas empresas».

Via: CARLOS LARROY. Heraldo de Aragón 
 
Fuente:heraldodeoregon.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario