Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

domingo, 26 de octubre de 2014

Sanidad vuelve a ‘lavarse las manos’ y culpa a los médicos de la muerte del nigeriano en Barajas

Un portavoz del Ministerio dice que “no hay ningún protocolo que diga” que no debían actuar, pero admite que tampoco “lo hay que ordene lo contrario"

La ministra de Sanidad, Ana Mato, junto a otras autoridades de Sanidad, en rueda de prensa. EFE/Archivo
La ministra de Sanidad, Ana Mato, junto a otras autoridades de Sanidad, en rueda de prensa. EFE/Archivo

La gestión del Ministerio de Sanidad vuelve a estar en entredicho después de que el pasado sábado un hombre de nacionalidad nigeriana perdiera la vida en la T1 del aeropuerto de Barajas. Llegó en un vuelo procedente de Turquía y tras pasar la aduana se sintió mal y se desplomó. El temor al contagio del ébola hizo que los sanitarios del aeropuerto, que llegaron al enfermo, optaran por no intervenir, sino por poner en marcha la alerta sanitaria y llamaran al equipo de Sanidad Exterior. Éstos tardaron 50 minutos en llegar, para comprobar, finalmente, que el hombre no tenía el virus, sino que una bola de cocaína, al menos, le había estallado en el estómago.

“Los médicos de Barajas”
El Ministerio de Sanidad se ha apresurado a lavarse las manos y ha hecho recaer la responsabilidad –es curioso, como sucedió con Teresa Romero- sobre “los médicos de Barajas”,porque, según su justificación, “no tendrían que haber esperado la llegada de los especialistas de Sanidad Exterior”. Un portavoz del Ministerio lo ha explicado así en declaraciones recogidas por El Mundo.

No hay ningún protocolo…
“Lo tendrían que haber asistido. No hay ningún protocolo que les impida hacerlo”, ha dicho ese portavoz del Ministerio que dirige Ana Mato, que sin embargo, a continuación, ha admitido que tampoco hay protocolo “que ordene lo contrario”. A pesar de esto, sigue exponiendo razones con las que a todas luces intenta desviar cualquier responsabilidad sobre Sanidad.

Los argumentos de Sanidad, a conveniencia
“Se trataba de un vuelo procedente de Turquía, un país sobre el que no pesa la alerta de ébola, la Guardia Civil confirmó que se trataba de un hombre nigeriano, pero que llevaba cuatro años sin ir a su país, que un portavoz familiar les había dicho que era epiléptico, que no estaba febril y este dato es clave en supuestos casos de ébola”, afirma el vocero de Ana Mato, que maneja todos esos datos a conveniencia para convencer de que los médicos del aeropuerto tenían que haber actuado, pero se salta el hecho de que entre cada una de esas acciones que enumera pasó un tiempo precioso, es decir, que cuando los médicos llegaron al enfermo no sabían, por ejemplo, que “llevaba cuatro años” sin ir a Nigeria, eso se conoció mucho después.

Los médicos decidieron llamar a Sanidad Exterior
A las 17.01 horas la Policía Nacional informó a los sanitarios del aeropuerto del enfermo en la aduana, que estaba con “temblores”, y cuando llegaron se les dijo que era un viajero nigeriano. Una persona que iba con éste precisó que había volado a Estambul el 14 de octubre. Los médicos decidieron activar la alerta sanitaria y avisaron a Sanidad Exterior. Esta unidad, que depende del Ministerio de Sanidad, preparada para tratar infecciones altamente contagiosas y está integrada por nueve médicos y siete ATS.

La pareja confirmó después que llevaba cuatro años sin viajar a Nigeria
A las seis de la tarde, la Guardia Civil informó que había contactado con la pareja del enfermo y que ésta aseguraba que el hombre llevaba cuatro años sin viajar a Nigeria; que viven en Alcalá de Henares y que es epiléptico.

Problemas para trasladarle en la camilla en el ascensor y las escaleras
Los especialistas de Sanidad Exterior le encontraron en un “estado postcrítico, inconsciente, con pulso débil, afebril y respirando con dificultad”, con una mancha de sangre en el hombro derecho, en la encía inferior de la boca y en la comisura de la boca. A las 18.30, cuando descartaron que se trataba de ébola, tomaron la decisión de trasladarlo a un hospital, según han precisado fuentes del aeropuerto, que también narraron la odisea del traslado en camilla con problemas con el ascensor y las escaleras mecánicas. El hombre falleció finalmente a las 18.55 horas.

El servicio médico en Barajas
Barajas cuenta sólo con un médico y una ATS, de lunes a viernes todas las mañanas, que se encuentran en el aeropuerto, mientras que en las tardes y fines de semana hay un médico y una ATS de guardia, que pueden estar en casa o en cualquier otro lugar.

Protección “hacia afuera”
El portavoz de Sanidad se agarra a que Sanidad Exterior está sólo para la protección de “fronteras hacia afuera”, es decir, cuando llega a Barajas un vuelo sospechoso y se activa la alerta sanitaria sin que los viajeros hayan traspasado la aduana. En el caso del ciudadano nigeriano, ya había pasado esa barrera, además, “hasta ahora se controlaban los vuelos procedentes de Nigeria, pero ya se ha levantado la alerta sobre este país”, “por lo que los sanitarios tendrían que haber avisado al 112″, argumenta.

¿Existe un protocolo que prevea múltiples circunstancias?
El portavoz de Ana Mato dice que “no hay ningún protocolo que diga” que los médicos no debían actuar, y, a continuación, reconoce que tampoco “lo hay para que ordene lo contrario”. ¿Entonces, qué es lo que dice el protocolo para gestionar la crisis del ébola? O la pregunta debería ser: ¿existe un protocolo, unas normas de actuación que prevean múltiples circunstancias, también en los aeropuertos españoles?

¿Quién va a responder por la muerte de esa persona desatendida en Barajas?


Fuente: elplural.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario