Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 19 de noviembre de 2014

España abandona a los niños y jóvenes en situación extrema

 La crisis golpea a las familias con hijos y crece la conflictividad: 13.000 menores se fugaron el año pasado de sus casas. 9.000 denuncias de padres maltratados por sus hijos

El 10 de diciembre, la Comisión de Justicia de la Unión Europea escuchará un demoledor informe sobre la situación de los niños y jóvenes españoles en situación de extrema necesidad. En ese foro, se expondrá que España ha dejado de lado por completo a los más débiles, a los más vulnerables, a los
que no pueden valerse por ellos mismos por su edad. Y lo está haciendo desde las distintas administraciones que, debido a los recortes, ha delegado la atención a estos niños y jóvenes en las oenegés. Y estas sencillamente no tienen capacidad de asistencia.

Las entidades sociales se ven desbordadas porque tratan de llegar allí donde la administración es incapaz de dar cobertura al no contar con unos recursos que antes le niega la administración. Es la pescadilla que se muerde la cola pero que tiene un nefasto resultado: cada vez hay más niños y menores españoles en situación de extrema necesidad sin un hogar, que viven en la calle o en viviendas insalubres o son víctimas de explotación sexual. La convivencia familiar en estas circunstancias se hace insostenible: sólo en el 2013, 13.000 menores se fugaron de su casa y también sólo en el 2013, se interpusieron 9.000 denuncias de malos tratos de hijos a padres.

El informe “Niños, niñas y jóvenes sin hogar en España”, elaborado por la Fundación Simetrías por encargo de la Comisión Europea, debería poner colorado al estado español: la crisis ha afectado de manera especial a los programas que dan cobertura a necesidades básicas como información, orientación, prevención, mediación intercultural, de acogida familiar o residencial, de inserción socio laboral, prestaciones de renta mínima de inserción (RMI) y ayudas de emergencia.

La Fundación Simetrías, que presentó el informe en la sede madrileña del Parlamento Europeo, da un exhaustivo repaso a las carencias que en materia infanto-juvenil se están registrando, poniendo especial énfasis a los que ocurre con los chavales que hasta los 17 están bajo el paraguas de la administración y que al cumplir de los 18 años de ser tutelado. Sin casa, sin familia, sin una renta mínima (puede tardar en llegar hasta un año) y sin posibilidad de encontrar un trabajo, se encuentran literalmente en la calle.

También alertan sobre los desahucios de familias con hijos, obligados a ir a casas de familiares en situaciones de precariedad o a asentamientos marginales y piden un “Pacto para que ningún niño, niña, joven esté sin hogar”. Y que se establezca una renta básica homogénea en todo el territorio español y que se dote a los servicios sociales de recursos suficientes…En definitiva, a una decena de propuestas para proteger a los más débiles.

Fuente:lavanguardia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario