Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 25 de noviembre de 2014

Las enfermeras exigen saber cuándo estará listo el Gómez Ulla para atender casos de ébola

El colectivo denuncia que ni la Comunidad de Madrid ni el Gobierno “hablan claro” mientras siguen enviando posibles casos al Carlos III.


El traslado de la cooperante de Médicos Sin Fronteras (MSF) sospechosa de haberse contagiado de ébola al Hospital Carlos III ha hecho saltar las alarmas entre las enfermeras, que han exigido saber de una vez por todas cuándo se encargará el hospital militar Gómez Ulla de atender a este tipo de pacientes. El Gobierno y la Comunidad de Madrid anunciaron que este centro se encargaría de estos casos, pero aún no hay ningún acuerdo firmado al respecto y se dilatan las obras de acondicionamiento iniciadas en mayo.

La Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME) se ha mostrado muy crítica al respecto en los últimos días. El colectivo ha denunciado en las redes sociales que, una vez más, el 'oscurantismo' ha hecho acto de presencia y ni Ignacio González ni Ana Mato aclaran cuál es la situación tras la repatriación de la médico de MSF desde Malí.

“No hablan claro”, ha denunciado el colectivo, que afirma que sólo hay que remitirse a los hechos para comprobar que todos los civiles son tratados en el Carlos III y ninguno ha ido al Gómez Ulla, un “hospital de uso militar”. A juicio de las enfermeras, “la excusa de las obras ya no cuela”, por lo que han pedido una explicación al respecto.

Tal y como ha comentado a ElBoletin.com Amelia Batanero, secretaria de AME, en abril se les informó de que, ante las obras en el Gómez Ulla, el complejo La Paz-Carlos III se encargaría de atender posibles casos de ébola. “Se trataba de algo momentáneo, y todavía no había llegado a España ningún paciente con el virus”, ha recordado la enfermera, que ha llegado a comparar las obras del hospital militar con las de El Escorial por lo mucho que están tardando.

Sin embargo, en verano dos misioneros fueron repatriados y trasladados al Carlos III, mismo hospital donde se ingresó a la auxiliar Teresa Romero tras resultar contagiada. Mientras tanto el Gómez Ulla seguía de obras. “Se montaron salas especiales provisionales para atender casos, tanto en La Paz como en el Carlos III, que eran desmontadas en cuanto se acababa la alerta, ya que seguía diciéndose que el hospital militar sería el de referencia para tratar el ébola”, ha dicho Betaneros.

Aunque las enfermeras ya no se lo creen. Pese a que el Gobierno anunció a principios de noviembre que destinará 2,5 millones de euros a pagar la remodelación del Gómez Ulla para convertir su planta número 22 en una “unidad de aislamiento hospitalario de alto nivel”, en AME creen que sólo se usará para atender militares.

“Todos los civiles acaban viniendo al Carlos III”, ha dicho la secretaria de este colectivo de enfermeras, que ha remarcado que hasta que no haya un acuerdo firmado entre el Gobierno central y el Ejecutivo madrileño a este respecto, en AME seguirán pensando igual. Sobre todo porque, como ha recordado, “en medio del contagio de Teresa el ministro de Defensa dijo que no había ningún acuerdo firmado con la Comunidad de Madrid y que el Gómez Ulla era sólo para uso militar”. Y de momento no hay noticias que confirmen lo contrario.

Centro de referencia


En AME no ven mal que los casos de ébola vayan al Hospital Carlos III si se considera que las instalaciones son las más adecuadas y que el equipo médico es el más preparado debido a su experiencia en anteriores contagios. No obstante, el colectivo pide que si es así no se “desmonte” cada vez que acaba la alerta y que “se dote adecuadamente”. “La planta donde se tratan estos casos debería estar abierta permanentemente, con un equipo de profesionales específico que hagan simulacros y reciban la formación adecuada”, ha dicho Betaneros.

Y la secretaria de este colectivo de enfermeras también ha criticado las “incoherencias” y “contradicciones” del Gobierno central y de la Comunidad de Madrid, que insisten en que el Gómez Ulla se encargará de casos de ébola y sin embargo durante la estancia de Teresa Romero en el Carlos III se llevaron a cabo obras de mejora en este centro hospitalario para la atención de pacientes con enfermedades infecto-contagiosas.

“Está claro que hay un fallo de comunicación entre el Gobierno y la Comunidad de Madrid. Hablan del Gómez Ulla, pero traen al Carlos III a los pacientes”, ha resaltado la enfermera, que ha insistido en que “mientras no haya acuerdo seguiremos igual”. Una situación que genera “desconfianza” y por ello piden una aclaración al respecto.


Fuente:elboletin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario