Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Oliván y la gestión en el CASAR

El consejero recurre a la externalización de los servicios como solución a todos sus problemas

 

Hasta la fecha, desde el anuncio hace casi tres de años por parte del consejero Ricardo Oliván del cierre del Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución (CASAR) y su integración en el Salud, la política del PP ha tenido como eje central, la desidia, dejar que transcurra el tiempo, tónica habitual
del departamento cuando anuncia un compromiso que luego es incapaz de llevar a la práctica. Ahora, la última noticia que hemos conocido, tras tres largos años de inacción y espera sin tomar decisión alguna y dejar que el CASAR muera "por inanición", ha sido sacar a concurso la gestión del Servicio Público de Oftalmología, por valor de la importante cantidad de 635.992,34 euros, lo que desde IU consideramos como un nuevo paso en la privatización de nuestro Sistema Aragonés de Salud.


MAL COMENZÓ el año para los pacientes de la zona de Fraga, Jaca, Ejea y Tarazona cuando el CASAR dispuso de un presupuesto de 0 euros para todo el 2014. La justificación que se dio entonces desde departamento es que estaba previsto su cierre y que la integración en el Salud sería un hecho a lo largo del año. Tras la demostrada ineficacia en la gestión, tanto del gerente del CASAR como del consejero, para llevar a cabo ese "compromiso electoral con sus votantes", no les quedó otro remedio que consignar 17.889.806 euros en el presupuesto del CASAR. Ese posicionamiento de dinero público, lejos de significar que el consejero o el gerente sepan gestionar, refleja de forma nítida que la política de empantanamiento de los problemas sanitarios y organizativos que ellos mismos generan asumiendo compromisos, tanto con las organizaciones sindicales, como con las y los trabajadores y pacientes, son compromisos y soluciones que luego no son capaces de plasmar en la realidad, convirtiendo los reiterados incumplimientos en una seña de identidad de la política del PP en Sanidad.

Ahora ya, en noviembre de 2014 nos ha quedado meridianamente claro que no saben cómo integrar el CASAR en el Salud y, de paso, también nos queda claro que reconocen que tampoco saben gestionar servicios sanitarios. Es, desde esta certeza, desde donde IU denunciamos que el consejero Oliván, ante su manifiesta incapacidad recurre a la externalización de los servicios como solución a todos sus problemas. Una máxima que se podría resumir en un: "cómo no sabemos gestionar la sanidad, externalizamos servicios". Sólo desde esa lógica entendemos que se haya sacado, ahora, a concurso la gestión del Servicio Público de Oftalmología.

Desde IU consideramos que con este concurso, el CASAR demuestra tres hechos preocupantes para la ciudadanía aragonesa. En primer lugar, el CASAR renuncia a llevar a cabo una de sus obligaciones para con sus ciudadanos como es: "gestión y administración de centros, servicios sanitarios y establecimientos", lo cual, como mínimo, supone el reconocimiento de la incapacidad de gestión del departamento de salud de atender las demandas sanitarias con su propio personal y recursos. En segundo lugar, el CASAR renuncia al conocimiento técnico que aporta la actividad de la práctica clínica y, en este caso, de la práctica de Oftalmología. Por lo tanto, en menos de dos años el CASAR estará en manos privadas en el sector de la Oftalmología al haber perdido el conocimiento técnico que da la práctica de una profesión y no disponer de profesionales propios. Pasará de ser un proveedor de servicios sanitarios a ser una aseguradora.


Y, EN TERCER lugar y último, el CASAR se convierte definitivamente en el "lado oscuro" de la sanidad aragonesa. La privatización de la gestión del Servicio Público de Oftalmología supone otra vuelta de tuerca en el desmantelamiento de la sanidad pública a través de entregar esta, y su presupuesto, a medios externos que sólo distorsionan el funcionamiento de la sanidad al tener objetivos posiblemente legítimos pero diferentes a los de la sanidad pública: los de esta, cuidar a la ciudanía aragonesa, los de las empresas obtener beneficios con nuestra enfermedad.

Desde estas líneas, denunciamos lo que entendemos que es una clara dejación en las funciones del gerente del CASAR entre las que se encuentran la gestión de los servicios sanitarios y su entrega a empresas privadas que nada tiene que ver con este. Y por ello, exigimos la paralización de este concurso y defendemos y reivindicamos que sea la sanidad pública como medios y profesionales propios, que los tiene, los que atiendan a nuestros conciudadanos también en la especialidad de Oftalmología. Es responsabilidad de nuestros gobernantes garantizarnos el acceso a la salud en condiciones de igualdad, accesibilidad y universalidad y esta responsabilidad no se les debería olvidar nunca.

Portavoz del grupo parlamentario IU Aragón

Fuente: elperiodicodearagon.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario