Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 25 de noviembre de 2014

“Un 15% de hogares no se puede permitir el lujo de encender la luz o la calefacción”

 

 En un debate sobre el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), con un aforo de estudiantes de una escuela de negocios neoliberal, el portavoz de Equo en el Parlamento Europeo, Florent Marcellesi (1979, Angers) se viene arriba: “Rajoy y yo tenemos algo en común”. Los
asistentes levantan la mirada. “¡Nos gusta crear empleo!”, exclama, antes de desarrollar su tesis sobre cómo la redistribución del trabajo, la riqueza, la tierra y los recursos podrían aliviar a los cinco millones de parados. Y crear otra sociedad en la que la relación entre las personas no se mida en términos de producción. Marcellesi, con un amplio abanico de recursos de oratoria, asegura que las organizaciones ecologistas tienen que replantear su estrategia comunicativa para lograr conectar con la sociedad y colocar el medio ambiente en el eje del discurso político. En su última visita a Madrid, antes del debate, recibió a La Marea:
¿Es posible desmontar el capitalismo de forma ordenada?
Es la apuesta que tenemos: una transición ecológica de la economía, que permita salir de un sistema productivista hacia un sistema democrático, justo y sostenible. Pensamos que todavía estamos a tiempo, pero cada mala decisión que se toma en las grandes cumbres lo imposibilita un poco más. Es el problema que tenemos. La próxima gran cumbre será en diciembre de 2015, en París, pero estamos yendo en dirección contraria. Necesitamos más alternativas prácticas, como las cooperativas de energía, de finanzas, y un cambio político a nivel europeo.
¿Aguantará el medio ambiente?
El cambio climático tiene su propio ritmo, ajeno al del PP, PSOE y los grandes poderes. Podemos llegar a un escenario de colapso, en el que se derrumben las instituciones porque somos incapaces de hacer frente a un reto ecológico superior. Otra mala salida es la del ecofascismo, que una oligarquía militar o política, decida coger el poder para repartirse los pocos recursos que queden. Y tenemos poco tiempo para frenarlo. Pero hay pequeños archipiélagos que empiezan a tener esta oportunidad. Ahora, tenemos que ampliar estos archipiélagos.
¿Qué ejemplos hay de estos archipiélagos?
El movimiento neocooperativista, que entiende que tenemos que relocalizar la producción, la economía, la democracia. La mejor forma es a través de la creación de círculos de cooperativas a nivel local. Pero no lo pueden cambiar todo. Se tienen que relacionar con lo político para poder dar un salto de escala. Hay que tener un pie en lo cooperativo y otro en el Estado. En el siglo XIX hubo un movimiento cooperativista muy fuerte, de vivienda, de consumo… la gente vivía bien en ellas, pero no molestaban al sistema porque eran minoritarias.
¿Y qué hacemos con la energía en España?
Hay que plantearlo a nivel europeo, que es donde tenemos poder geopolítico. Y, a nivel local, las cooperativas.
¿Es realista pensar en cambiar Europa a corto o medio plazo?
Igual de realista que cambiar España. El capitalismo se reproduce a todos los niveles. Tenemos que cambiar todas las capas: local, regional, europeo… Europa tiene su importancia para tratar temas como la inmigración, el medio ambiente… para eso hace falta una visión más global. Y el Parlamento Europeo es más progresista que el español.
¿Cómo puede pasar Equo de ser una formación simpática, que cae bien, a una alternativa de gobierno?
La crisis ecológica ya no aparece en el discurso político. Pero tenemos que conseguir que sea un eje. Una fuerza política que no incluya como eje prioritario de su discurso la ecología es reaccionaria. Tenemos que conectar el imaginario colectivo actual con la ecología política. Todos los partidos ecologistas en Europa estamos reinventando la política ecológica, de forma positiva e ilusionante.
¿Y cómo se hace eso?
Relacionando la crisis energética, el TTIP, Castor… con la realidad, con la pobreza energética. Un 15% de los hogares en España no sepueden permitir el lujo de encender la luz o la calefacción. Se debe al oligopolio y a que no hemos apostado por energías renovables, sino por una élite. Un ejemplo es el de Castor, una huída hacia adelante de los grandes poderes, financiado por las instituciones europeas. En lugar de ser un beneficio para las empresas, va a ser una factura de 1.350 millones para la ciudadanía.
¿El decrecentismo es la salida?
No tenemos un planeta B. La vida está aquí y hay 7.000 millones de personas a las que hay que alimentar y a las que dar energía. El reto es cómo hacemos para que los países del norte consuman menos. Por justicia y por supervivencia civilizada. Dentro de 25 o 30 años podríamos llegar a un colapso o a un ecofascismo.
Podemos no plantea estas tesis.
Tienen que probar muchas cosas, más allá de hablar de la crisis de régimen. No se puede decir que la ecología no es una prioridad. Si sólo arreglan la crisis de régimen, dentro de seis o siete años la crisis ecológica nos va a pegar mucho más fuerte.
Pablo Iglesias plantea salir de la crisis estimulando el consumo. ¿Hay otra forma de salir de la crisis?
Eso es volver a los esquemas mentales del sigo XX. Con más consumo, tengo más producción. Y con más producción, más empleo. Son tesis keynesianistas que no arreglan esta crisis. Nosotros pensamos en un sistema de poscrecimiento. El crecimiento no es bueno para las personas ni para el medio ambiente. Subir el consumo no implica subir el bienestar o la felicidad.
Pero la gente necesita soluciones a corto plazo para solucionar el paro, la pobreza…
Hay tres medidas básicas. Primero, un nuevo modelo energético sostenible. El del carbón y los recursos fósiles nos generaba 90.000 empleos. Las renovables generarían 300.000 puestos de empleo antes de 2020. También la redistribución de la riqueza y la tierra. Y, por último, la democracia: no puede haber redistribución sin democracia.
¿Empleo garantizado o Renta Básica Universal?
Estamos a favor de la Renta Básica Universal. Para todas las personas, que no dependa de si tienes empleo y que cubra las necesidades básicas. Hay que separar la renta del empleo para poder vivir de forma decente. Hay que poner en valor el voluntariado, la gente que cuida de sus ancianos, sus hijos, el planeta… es una forma de subvencionar el cuidado de las personas y, también, del planeta.
¿Es prioritario la recuperación económica o del medio ambiente?
Las dos. Tiene que ver con conectar la recuperación del medio ambiente con la demanda de empleo.
Pero con 300.000 empleos en 2020 no se puede dar trabajo a los cinco millones de parados que hay en España.
También podemos impulsar la rehabilitación de cascos antiguos, la agricultura sostenible, la educación, la salud… y redistribuir el empleo. Hay mucha gente trabajando horas extra sin cobrarlas y gente que no trabaja. Hay que redistribuir el trabajo productivo y el no productivo. Tenemos que reducir el tiempo de trabajo. No vivimos para trabajar y producir. Mi vida también es para mí. Tenemos que salir de la obsesión por el empleo.
¿Qué posibilidades hay de que Equo forme parte de un frente común de izquierdas en las generales de 2015?
En las municipales hemos apostado por los Ganemos. Las generales dependerán de cómo funcionen los procesos de convergencia municipal. Si funcionan, podremos dar el salto a las generales.
Con un programa tan parecido al de ICV… ¿Por qué no hay una sola organización?
Trabajamos juntos en el Parlamento Europeo. En Cataluña hay una agenda particular. Tenemos que dejar salir en este momento histórico. A todos nos gustaría tener una sola fuerza en el Estado y trabajar juntos.
A nivel europeo, ¿en qué estado están las negociaciones con el TTIP? EEUU empieza a ponerse nervioso.
Sí. EEUU va a tener elecciones dentro de dos años y es complicado sin un equipo negociador estable. Al mismo tiempo, la opinión pública en Europa y EEUU está cada vez más cabreada. Sólo se escucha a las multinacionales. El 90% de las reuniones han sido con multinacionales, el resto con las demás personas. El proceso es opaco. ¿Quién tiene acceso ahora mismo a los documentos? Una séptima parte del Parlamento Europeo. Ni siquiera nosotros, como eurodiputados, tenemos acceso a los documentos para debatir, como ciudadanos, lo bueno y lo malo del TTIP. La negociación ha de ser transparente. Pero la Comisión Europea está a la defensiva, frente a quienes vemos esto como una amenaza.
¿Qué alegan?
Dicen que en una negociación no se puede poner todas las cartas sobre la mesa. Pero en el Parlamento alemán lo ponen a disposición de todos los ciudadanos. No tiene sentido que aquí no lo hagan.
¿Qué riesgos tiene el TTIP?
Primero, el empleo. El último estudio publicado habla de la pérdida de 600.000 empleos y de una desestabilización de la UE a nivel financiero. Nos dicen que va a subir el PIB un 0,5%, pero eso no significa que vaya a ser bueno porque puede quedar en manos de unos pocos. Y, en segundo lugar, el ISDS, el mecanismo de arbitraje que permite que una multinacional vaya a una corte internacional en lugar de los tribunales nacionales o los europeos, donde están perdiendo los juicios.

Fuente: lamarea.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario