Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 3 de diciembre de 2014

La OCDE nos saca los colores: España gasta el doble en beneficios sociales para los más ricos que para los más pobres

 

Miren esta gráfica situada debajo de este párrafo. Deténganse en ella un minuto o dos. Mide los porcentajes de beneficios sociales en dinero contante y sonante que se pagan a los quintiles* de
población más ricos y a los más pobres. Es una gráfica que aparece en un reciente informe de la OCDE sobre gasto social y del que he conocido gracias al politólogo (y amigo) José Fernández Albertos. Lo que muestra en esencia esta gráfica es que el gasto social en España no se reparte con equidad entre las distintas clases sociales. Bien al contrario, parece estar sirviendo para aumentar la desigualdad: Mientras que el 20% de la población de renta más baja recibe un apenas un 10% del total del gasto público social, el 20% de población más rica recibe algo más del 25%.

ocde beneficios sociales

El gasto público, tal como está diseñado en España, tiene efectos regresivos y no permite redistribuir la riqueza, sino al contrario.  El país se sitúa así en el entorno de países como Italia, Grecia o Portugal, pero también como Austria o Luxemburgo. En el otro extremo, Australia, Noruega y Dinamarca, entre otros, muestran altísimos niveles de redistribución en favor de los quintiles más pobres.
En este blog he hablado muy frecuentemente del tema de la desigualdad económica (aquí o aquí, por ejemplo). Es uno de mis temas preferidos ya que cada vez hay más y mejor investigación científica al respecto. La lucha contra la desigualdad no es solo un tema moral o político. La evidencia muestra que es un tema de eficacia económica. Está claro que toda sociedad que quiera disponer de incentivos para la innovación y la creación de riqueza ha de sufrir con ciertos niveles de desigualdad, pero ésta no puede ser (en mi opinión) extrema, ya que en ese caso destruye los fundamentos de los sistemas democráticos tal cual los conocemos y genera un montón de externalidades negativas. Así, hay estudios recientes que concluyen que los países menos desiguales son los que luego crecen de forma más estable y resisten mejor las crisis.
Los datos de Eurostat (ver gráfico inferior) demuestran que España está muy por debajo aún en el gasto público social respecto a la media europea (6.026 euros por persona, por debajo incluso de Grecia). Pero a nivel de PIB per cápita el país está mucho más cerca de la convergencia con la UE. Es decir, que en teoría hay margen para cambiar y mejorar la recaudación y el gasto público, así como la distribución del mismo. La sostenibilidad futura de la economía española depende de ello. No es posible continuar con estos niveles de desempleo, pobreza infantil, desahucios y pobreza energética. No son asumibles más bajadas de salarios “lentas ineficaces e injustas”. No es propio de un país todavía rico. Lo diga Podemos o lo diga quien sea.

gasto social ue

*Quintiles son los grupos de ciudadanos resultantes de dividir la población entre 5 partes iguales, según su renta. El quintil más bajo sería el 20% más pobre, mientras que el quintil más alto sería el 20% más rico.

Fuente: 20minutos.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario