Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 23 de diciembre de 2014

"Los pacientes se mueren; la enfermedad no espera"

 Afectados por hepatitis C reclaman al Sespa la dispensación sin demoras de la nueva familia de medicamentos que logran tasas de curación del 90% // La Consejería de Sanidad niega que ponga trabas a su prescripción


Los nuevos medicamentos contra la hepatitis C logran tasas de curaciones sin precedentes, superiores al 90%. Estos fármacos, ya disponibles en el mercado, tienen, sin embargo, una pega: su alto coste. Un tratamiento combinado puede oscilar entre los 40.000 y los 60.000 euros en función de su
duración en semanas. Pacientes y médicos se quejan de que las administraciones públicas están dificultando el acceso a las terapias.
Gregorio Machado es secretario de la Asociación de Trasplantados Hepáticos de Asturias. Su perfil como paciente explica que no pueda beneficiarse de los nuevos medicamentos innovadores Sin embargo, Machado sabe a diario de la angustia de los afectados que sí entran dentro de los parámetros establecidos y que, a día de hoy, siguen esperando. "Los facilitan con cuentagotas y no a todo el mundo", se queja el secretario de la asociación.
Machado añade que, en algunos casos, el tratamiento llega cuando ya es demasiado tarde. El representante de los pacientes con hepatitis C afirma que estos medicamentos de última generación se están dispensando en los casos más graves. Una administración más temprana evitaría, sin embargo, el trasplante hepático. En otros casos, ya no es que lleguen muy tarde, es que no llegan. "Todo va muy lento y la gente se muere porque la enfermedad no espera", se lamenta.
Conocer con exactitud el número de pacientes que actualmente reciben estos nuevos medicamentos resulta harto difícil en Asturias. La asociación tiene datos aproximados y solo de algunas áreas sanitarias Machado comenta que resulta difícil acceder a la información oficial y añade que los únicos datos que conoce la asociación son los de los propios pacientes. Según estas informaciones, cerca de una decena de pacientes podrían estar recibiendo los nuevos tratamientos en Gijón. La cifra, sin embargo, ha de ser tomada con cautela.

Sin trabas

La Consejería de Sanidad asturiana subrayó en septiembre que había dado su visto bueno para 32 pacientes, pero a día de hoy, se desconoce cuántos lo están recibiendo. Sanidad ha rechazado, eso sí, que la Administración del Principado esté poniendo trabas a la dispensación de estos nuevos tratamientos. El Gobierno regional subraya que, en el caso de los fármacos innovadores, Asturias siempre se ha ajustado al criterio de los clínicos y a la evidencia científica sin que exista o haya existido instrucción política alguna para vetar o coartar su administración.
El Servicio de Salud, añade la consejería, ha facilitado el nuevo tratamiento a todos aquellos pacientes en lista de espera de trasplante, trasplantados o con cirrosis hepáticas de acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Española del Medicamento y atendiendo a la indicación de los facultativos. Los hepatólogos, sin embargo, emitieron el viernes un durísimo comunicado en el que acusan al Ministerio de Sanidad de limitar el uso de los nuevos fármacos contra la hepatitis C y culpan a la Administración sanitaria de poner en riesgo a los pacientes.
En Asturias, la Consejería de Sanidad no ha facilitado datos actualizados de los pacientes atendidos con las nuevas terapias. Indica, eso sí, que el Sespa cuenta desde 2012 con un comité técnico asesor para el tratamiento de la hepatitis C crónica constituido por diversos especialistas. Este órgano forma parte además de la Comisión de Uso Racional del Medicamento que, a juicio de la consejería, garantiza la equidad y universalidad en el acceso a los tratamientos.

Demoras

La asociación de pacientes no lo ve tan claro. Machado subraya que el proceso para acceder a los tratamientos se demora en el tiempo y recuerda que la enfermedad avanza por lo que los pacientes no pueden esperar. El secretario de la Asociación de Trasplantados Hepáticos de Asturias indica que el proceso tiene que superar una serie de barreras. Primera, el hepatólogo diagnostica la enfermedad y recomienda o no el uso de las nuevas terapias. Segunda, presenta una solicitud al comité de evaluación. Y tercera, finalmente es la Administración sanitaria la que decide.
Machado subraya de hecho que son muchos más los pacientes potencialmente beneficiarios de las nuevas terapias que quienes las están recibiendo. No todas las comunidades, sin embargo, están mostrando la misma sensibilidad en la administración de los medicamentos innovadores. Las restricciones en Madrid han obligado, por ejemplo, a los pacientes a mantener un encierro en el Hospital 12 de Octubre. Basta de mentiras. Tratamientos ya; los recortes matan. Son algunos de los lemas elegidos por los enfermos que han decidido prolongar su protesta hasta forzar una solución.
De momento, el Ministerio de Sanidad ha consignado una partida de 125 millones de euros para financiar la terapia. La cifra, claramente insuficiente, permitirá administrar el tratamiento solo a los 4.900 pacientes más graves. La Consejería de Sanidad ha reiterado en varias ocasiones la necesidad de constituir un fondo estatal, con financiación del Ministerio de Sanidad, para fármacos innovadores. El Principado subraya que la creación de este fondo debería servir para garantizar el acceso al tratamiento de cualquier ciudadano con independencia de su lugar de residencia.
La hepatitis C afecta en España a cerca de 800.000 personas. Los medicamentos innovadores, sin embargo, no están recomendados para todas ellas. Solo para aquellas que han fracasado ya en las terapias convencionales. Hasta el momento, se están utilizando tres medicamentos nuevos. Son sofosbuvir, simeprevir o daclatasvir. La pauta de administración general, para conseguir la máxima efectividad, es combinar el primero con alguno de los otros dos. Bien utilizados, con una buena selección del paciente candidato, la curación de una enfermedad que puede derivar en cirrosis, cáncer hepático y muerte se eleva hasta el 95%.

Fuente:asturias24.es

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario