Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 11 de febrero de 2015

La desigualdad social no cae del cielo, sino del BOE



Si en un país coincide un aumento estadístico del Producto Interior Bruto con un incremento real de la pobreza, lo más probable es que se estén ejecutando medidas de política económica que conducen a una desigualdad creciente entre sus ciudadanos. A pesar de que este sencillo principio se puede encontrar fácilmente en cualquier manual básico de Economía Política, su simple enunciación suele ser calificada como demagogia populista por determinados gobernantes y opinadores del país.

Así por ejemplo, en respuesta a una pregunta parlamentaria de IU sobre pobreza infantil, reducción del número de cotizantes a la Seguridad Social, despidos baratos, pobreza energética, deslocalizaciones empresariales y precariedad laboral, Mariano Rajoy ha respondido hoy lo siguiente: “Nos ha pintado usted un país, sinceramente señor Lara, que yo no conozco”.

Una parte de la bancada de IU ha roto a aplaudir, quizá porque el problema se sitúe precisamente ahí: Mariano Rajoy y sus correligionarios permanecen tan abrazados a sus macroeconomías bruselenses que son incapaces de conocer a pie de calle la realidad de las gentes de este país. Y no sólo eso, sino que tampoco están dispuestos a considerar los informes sobre pobreza y exclusión social que de forma periódica elaboran instituciones como Cruz Roja o Cáritas.

El último de ellos, realizado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, daba a conocer ayer que entre 2009 y 2013 la tasa de personas en riesgo de pobreza o exclusión social en España ha aumentado 2,6 puntos hasta situarse en el 27,3% de la población. Esto significa que durante ese periodo, 1.300.000 ciudadanos y ciudadanas de este país se han sumado a los que ya vivían antes en situación de pobreza o exclusión social, hasta sumar un total de 12.866.000 personas.

La parte de la población que sufre privación material severa (es decir, dificultades para alimentarse correctamente, para pagar los gastos cotidianos del hogar, o para afrontar gastos imprevistos) ha aumentado un 38%, pasando del 4,5% de la población en 2009, al 6,2% en 2013.

Paralelamente, el último Informe anual sobre la Riqueza en el Mundo publicado a mediados de 2014 por las consultoras Capgemini y RBC Wealth Management, asegura que entre 2008 y 2014 el número de ricos en España (considerando como tales a quienes poseen más de un millón de dólares en activos de inversión) ha aumentado un 27%, mientras que en el conjunto del continente europeo este aumento ha sido “sólo” del 12%.

Así pues, y aunque el régimen de Rajoy no quiera entenderlo, son sus medidas económicas las que producen desigualdad, pobreza y exclusión social entre las gentes de este país; quizá no por mala fe, sino por seguir diseñando políticas de acuerdo con el dogma neoliberal de que, cuanto mejor les vaya a los ricos, mejor le irá al conjunto de la población. La ciencia y la realidad ya han demostrado la falsedad de este postulado. Ahora sólo falta que los actuales gobernantes se quieran quitar la venda ideológica que llevan puesta, o que los pueblos elijan en las urnas a otros gobernantes que carezcan de esta venda. El pueblo griego ya ha comenzado a hacerlo.

Fuente: cronicadearagon.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario