Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

jueves, 26 de febrero de 2015

Montoro pincha por segunda vez, cautelarmente, el "pelotazo sanitario" de Cospedal en Toledo

El Tribunal Central Administrativo de Recursos Contractuales del Ministerio de Hacienda, ha acordado la suspensión cautelar de la adjudicación de las obras del nuevo Hospital de Toledo que quiere privatizar la presidenta regional, Dolores Cospedal, hasta que resuelva el recurso que ha interpuesto contra esa licitación la antigua dirección facultativa de las obras (Taller de Arquitectura Sánchez-Horneros) que fue despedida de manera unilateral por el Gobierno regional del PP, en abril de 2012.


El escrito del Ministerio que dirige Cristóbal Montoro ratifica la suspensión cautelar del proceso de adjudicación, concedida inicialmente con la interposición del recurso, "ya que los perjuicios que podían derivarse para el recurrente del levantamiento de la suspensión son de difícil o imposible
reparación, por lo que procede acordar el mantenimiento".

De esa forma, Montoro rechaza las alegaciones del Gobierno de Cospedal y atiende la petición de los arquitectos toledanos de suspender de manera cautelar la tramitación del expediente de contratación de estas obras una vez interpuesto el recurso y durante la sustanciación del mismo. El asunto está ya solo pendiente de la firma del contrato entre el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) y la UTE formada por Acciona, OHL y una filial de Dragados/ACS.

En ese sentido, la resolución del recurso puede durar en torno a veinte días, por lo que si Montoro decide rechazar el recurso de los arquitectos toledanos la firma del contrato no podrá realizarse hasta mediados de marzo, a poco días de publicarse la convocatoria de las elecciones autonómicas de Castilla-La Mancha en mayo de 2015 y entrar el Gobierno de Cospedal en una fase casi de Ejecutivo en funciones.

Se está ante el mayor contrato público de la historia de la región, de casi 2.000 millones de euros, para construir el hospital con un modelo de gestión privada, lo que muchos han calificado un "negocio redondo" promovido por Cospedal con la sanidad pública de esta comunidad autónoma.

La firma del contrato está encontrando, según fuentes conocedoras de todo el proceso político y técnico de la adjudicación, muchos problemas por las dudas que genera tanto desde el propio seno del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), pese a las posibles presiones de Presidencia para que se firme cuanto antes, como en las propias constructoras, que pese a que su adjudicación fue dada el pasado día 27 de enero, aún no ha formalizado el contrato.

La adjudicataria, a su vez, se encuentra expectante por los recursos que se ciernen sobre la adjudicación, algunos con visos de salir adelante y hacer perder la financiación que deberán pedir a las entidades bancarias para la construcción del hospital, como por la incertidumbre electoral, ya que el candidato socialista, Emiliano García-Page, tiene posibilidades de arrebatar la Presidencia de la Junta a Cospedal en un hipotético pacto con la emergente candidatura de Podemos.

El candidato socialista ha anunciado que una de sus primeras medidas será revertir al modelo de gestión pública los centros hospitalarios que estaban ya proyectados o iniciados, como el de Toledo.


Fuente:diarioprogresista.es

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario