Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 11 de marzo de 2015

El PSOE pagó sobresueldos ilegales a médicos de la Sanidad pública aragonesa

La Cámara de Cuentas detecta pagos anómalos por más de un millón de euros. Entre ellos, extras abonados sin realizar el trabajo contratado o cuando ejercían en consultas privadas

 

El Gobierno aragonés PSOE-PAR instauró un sistema de retribuciones extra que se saldaron en 2011 con el abono de más de un millón de euros en sobresueldos irregulares a personal de la Sanidad pública. Más de un millón de euros como mínimo, porque es la suma de los importes anómalos detectados por la Cámara de Cuentas entre una parte de todos los que percibieron ese tipo
de pagos extra, los que ha seleccionado como muestra para determinar si la política salarial se aplicó correctamente o no. La conclusión a la que ha llegado esta fiscalización es que hubo múltiples irregularidades, que se incumplió la normativa, que se abonaron cantidades no justificadas y que en muchos casos se pagaron sin ni siquiera constatar fehacientemente que se habían realizado los trabajos.
Las anomalías tienen su origen en los deficientes sistemas de control para la aplicación de modelos de incentivos salariales y de productividad instaurados por el Gobierno PSOE-PAR y que se mantuvieron en 2011, hasta que el Ejecutivo PP-PAR —que tomó posesión en julio de ese año— fue revisándolos y eliminándolos, caso este úlitmo de los denominados «autoconciertos». De ahí que, pese a que se produjo el cambio de gobierno en el verano de ese año, los mecanismos de pago se mantuvieran durante varios meses más, hasta finales de 2011.
Parte de esas irregularidades se concentran en el mecanismo que la Consejería de Sanidad —dirigida en aquellos años por el PSOE— estableció para, supuestamente, reducir las listas de espera quirúrgicas. Para ello decidió pagar sobresueldos, como horas extra, a quienes operaran fuera del horario ordinario de mañanas. Se pretendía incrementar la actividad de los quirófanos dándoles uso por las tardes. Eso sí, la normativa que se aprobó en aquel momento era nítida: para que se abonaran esos sobresueldos por operaciones hechas por la tarde, los hospitales públicos debían demostrar que el rendimiento en el horario ordinario —el de mañanas— era el correcto.

Extras pese a no rendir

La realidad, sin embargo, es que en hospitales que no rendían por las mañanas se pagaron extras por operaciones realizadas por la tarde, algo que estaba prohibido según esa normativa. La Cámara de Cuentas ha detectado que eso ocurrió en el Hospital Miguel Servet (Zaragoza) y el Hospital San Jorge (Huesca). En el Miguel Servet, al menos los servicios de Oftalmología, Cirugía plástica y Otorrinolaringología tenían infrautilizados sus quirófanos en horarios de mañana cuando se empezaron a pagar los extras por operar por las tardes; y en el San Jorge de Huesca ocurría lo mismo en cinco servicios: Angiología y cirugía vascular, Anestosiología y reanimación, Dermatología médico-quirúrgica, Obstetricia y ginecología, y Cirugía ortopédica y traumatología.
Con la normativa en la mano, en ninguno de esos servicios de los hospitales Miguel Servet y San Jorge podían haberse pagado extra por operar en horario de tarde. Sin embargo, en 2011 se abonaron por este concepto casi 600.000 euros al personal sanitario adscrito a quirófanos de dichos servicios: 375.000 en el Hospital Miguel Servet y unos 220.000 en el Hospital San Jorge.

Sin control horario

Además, la Cámara de Cuentas ha reprochado que se pagaron horas extra a personal que ni siquiera se sabía fehacientemente que cumplía íntegra su jornada laboral ordinaria. «No existen mecanismos de control horario para el personal que ejerce en centros hospitalarios del Salud, por lo que no puede verificarse el cumplimiento de la jornada ordinaria como requisito previo necesario para determinar la procedencia de los pagos por realización de actividades extraordinarias», destaca en su informe la Cámara de Cuentas respecto a lo ocurrido en 2011.
Asimismo, ha detectado que en el Hospital Miguel Servet se pagaron aquel año 130.000 euros de sobresueldos ilegales, porque se aplicaban unas tarifas por servicios realizados a las que no se aplicó la reducción general del 5% que se había fijado para las retribuciones de la Sanidad pública.
En la lista de irregularidades detectadas aparece también el pago de 329.000 euros en el Hospital Clínico de Zaragoza, y de 175.000 en el San Jorge de Huesca, en retribuciones extra a personal sanitario por tareas que no estaban incluidas en las abonadas mediante ese «autoconcierto» que regulaba los sobresueldos. También hubo profesionales que percibieron pagos extra por ese mecanismo sin que sus categorías laborales estuvieran contempladas en la lista de las que podían percibirlas.
La Cámara de Cuentas apunta casos especialmente curiosos de las anomalías detectadas. Por ejemplo, el de un facultativo que percibió en 2011 un total de 8.000 euros por trabajos extra realizados como anestesista, cuando en aquel momento solo estaba contratado como médico de cabecera porque no había convalidado aún su especialidad.
Las irregularidades abarcan también el abono de horas extras que en realidad no existían. Según la Cámara de Cuentas, se han detectado varios casos que ocurrieron en 2011. Pone como ejemplo el de un facultativo en el que durante al menos quince días cargó a la Sanidad pública, y cobró de ella, por horas extra que en realidad no eran tales porque a esa hora debía estar en su jornada laboral ordinaria. «Se superponen horarios de actividad ordinaria y extraordinaria», indica la Cámara de Cuentas respecto a este facultativo que, además, «simultaneó su actividad pública con actividad privada en una clínica de Ejea de los Caballeros, sin que conste la correspondiente solicitud de compatibilidad hasta el ejercicio 2013». No fue un caso aislado.

Extras públicos trabajando en la privada

La Cámara de Cuentas cita como ejemplo a otros tres facultativos que cobraron al mismo tiempo por horas extra de la Sanidad pública en momentos en los que ejercían como médicos privados.
También se llegaron a dar casos de especialistas a los que se pagaron servicios que en realidad no realizaron. Es el caso de lo sucedido en el servicio de Ginecología del Hospital público de Jaca con tres facultativos de centros públicos de Huesca a los que se asignaron pagas extra por desplazarse para reforzar dicho servicio sanitario del hospital jaqués. Según destaca la Cámara de Cuentas, entre el 1 de julio y el 1 de noviembre de 2011 este hospital suspendió la asistencia a partos, pero «se siguió pagando a estos tres profesionales el mismo concepto de productividad variable pese a que durante ese periodo no ejercieron dicha actividad extraordinaria». Cada uno de ellos percibió por esos cuatro meses unos extras de entre 8.000 y 9.000 euros.

Fuente: abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario