Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

sábado, 14 de marzo de 2015

La mitad de los pacientes rechaza ser operado en otro hospital

 Solo aceptan 1.500 de las casi 3.000 personas a las que se les ofrece esta opción. Oliván admite una "demora excesiva" en algunas pruebas diagnósticas

 

Tan solo la mitad de los pacientes a los que el Salud ofrece operarse en otro hospital público distinto al que programó su intervención aceptan. La derivación entre centros sigue siendo muy rechazada por los aragoneses, como expuso ayer en las Cortes el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, que indicó
que esta posibilidad se le ha ofrecido a 2.942 pacientes y solo 1.512 acabaron aceptando.

Esta negativa es un argumento habitual utilizado por el Salud para subrayar que los problemas de estas personas incluidas en la lista de espera de larga duración --más de seis meses--no son graves, aunque otras fuentes advierten de que, ante la tardanza, muchos pacientes optan por acudir a la privada.

El consejero sacó pecho acerca de los resultados obtenidos por el plan integral para la reducción de la demora puesto en marcha por el Gobierno en mayo del 2014 y apuntó que en el 2014 ha habido 1.300 salidas más que entradas en las listas de espera quirúrgicas de Aragón, lo que demuestra que el plan "da resultados, aunque estos no sean inmediatos".

La iniciativa, según Oliván, ha conseguido, además, que en el 2014 se produjeran 57.266 salidas totales del registro de personas en espera de una intervención programada, "lo que supone un 34% más que en el 2011", explicó el consejero en respuesta a una interpelación en formulada por la diputada de CHA Carmen Martínez.

El plan tenía una inversión de 11,7 millones de euros, con una partida de 1,5 para externalizaciones que al final no se hicieron, pero ahora se ha previsto una partida de 2,9 millones para realizar unas 2.000 operaciones en centros privados.

El titular de Sanidad insistió en que se ha pretendido "cambiar la inercia" que se seguía en las épocas en las que se permitía la autoconcertación, es decir, que los profesionales operaran fuera de su horario contabilizando horas extras, y eso "no es fácil" y aseguró que la actividad quirúrgica en los hospitales era del 60% de su capacidad, y su objetivo es que los quirófanos funcionen al 100%.
El consejero, por otro lado, reconoció que en algunas pruebas diagnósticas hay una "demora excesiva" y que se han adoptado medidas para atajarla, como la revisión de los criterios de demanda de las mismas, la implantación de un sistema de digitalización en los radiodiagnósticos o realizar un esfuerzo inversor para dotar a los centros de equipos más eficientes y rápidos.

Fuente: elperiodicodearagon.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario