Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

domingo, 5 de abril de 2015

El área única de Zaragoza generará "hospitales de primera y de segunda"

 UGT, CGT y Fasamet critican la decisión de Ricardo Oliván de reducir de ocho a tres el número de sectores sanitarios en Aragón
 Están seguros de que aspectos como la citación o la petición de segunda opinión se ralentizarán sobremanera
 Destacan que habrá mucha más movilidad intercentros, lo que generará inestabilidad laboral



La decisión del Gobierno de Aragón de reducir de ocho a tres (de tres a una en Zaragoza) las áreas sanitarias de la comunidad no deja, ni mucho menos, contentos a los sindicatos sanitarios. Aseguran que es “otra medida de ahorro” y que provocará un importante aumento en las listas de espera.
El pasado 16 de marzo se publicó en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) el Decreto por el que se
aprueba el reglamento de estructura y funcionamiento de las áreas y sectores del Sistema de Salud de Aragón. El objetivo, entre otros, es favorecer el derecho de los usuarios a la libre elección de médico de atención primaria, así como racionalizar la actual estructura, “otorgando una mayor relevancia a la figura del Director de Gestión y Servicios Generales del Sector, en relación con los órganos de Dirección de los Centros”. Se establece un plazo de seis meses para implantar este nuevo mapa sanitario aragonés con área por provincia.

“Ponen la gestión por encima de la medicina”

En palabras de Alicia Hernández, presidenta de la gestora de la Federación de Servicios Públicos FSP – UGT Aragón, una gestión tan centralizada generará “muchos conflictos para trabajadores y usuarios”, además de ralentizar los procesos porque “la burocracia en los hospitales será la misma, pero sin poder de decisión”.
De la misma opinión es Leandro Catalán, presidente del Sindicato de Médicos de Atención Primaria de Aragón (Fasamet), para el que “la medida es un error que no mejorará la gestión ni la calidad del servicio”. No entiende que en una comunidad con un millón y medio de habitantes, más de un millón estén concentrados en una única área sanitaria, la de Zaragoza.
Olga Belenguer, de CGT Sanidad, va más allá. Afirma que lo que van a conseguir es hacer “hospitales de primera y de segunda”. Los privados o concertados, apunta, querrán casos de apendicitis o cataratas, “que dejan dinero limpio”, pero a los que tengan una enfermedad crónica “no los va a querer nadie”. De nuevo “ponen la gestión por encima de la medicina”.
Tampoco gusta en CGT el hecho de que se le dé cada vez más poder al Director de Gestión: “Un director médico siempre tendrá una visión más cercana al paciente, pero una gestora solo mirará su bolsillo. Será un señor que actuará bajo las directrices que le marquen desde la DGA”.
El usuario, dice el presidente de Fasamet, se verá directamente afectado porque aumentarán las listas de espera y las gestiones para solicitar una segunda opinión o una citación se complicarán mucho. Recuerda que ya se unificó, por ejemplo, el servicio de Cirugía en los hospitales Miguel Servet y Clínico, y que con esa medida, al igual que con la actual, “lo único que se busca es reducir e intentar ahorrar”.
Resulta “contradictorio”, comenta Catalán, que la DGA estableciera, el 21 de septiembre de 2010, ocho sectores sanitarios en Aragón en aras de buscar “un mayor acercamiento de la gestión al usuario de los servicios de salud”; y que ahora, alegando que la descentralización “no ha dado los resultados apetecidos de accesibilidad y equidad”, viren el rumbo 180º y apuesten por la centralización absoluta.
Para Olga Belenguer están “empeñados en decir que no funciona, para poder cambiarlo y al final privatizarlo”. Desde UGT afirman que lo de modificar el mapa sanitario “es un invento”. Lo que hacen ahora, apuntan, “ya se probó en Madrid y van a tener que cambiarlo”.

¿Cómo afectará a los trabajadores?

Los usuarios, en opinión de los sindicatos, no serán los únicos perjudicados. La reforma decretada por el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, también provocará una gran “movilidad intercentros” lo que generará que no haya “seguridad laboral".
Con la cercanía de las elecciones, dice Catalán, “no sabemos quién estará en el Gobierno de aquí a seis meses. Ni es una buena medida, ni es el momento de implantarla”.

Fuente:  eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario