Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 2 de junio de 2015

La FADSP afirma que el proyecto de RD de Gestión Clínica mantiene “los problemas del anterior”



 La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha mostrado su rechazo ante el “empecinamiento del PP en la Gestión Clínica” y tras la presentación del Proyecto de Real Decreto por el que se fijan las bases para implantar Unidades de Gestión Clínica en los Servicios de Salud, el cual “mantiene, en líneas generales, los principales problemas del anterior”.
Éstos “pueden agravar los problemas de eficiencia, irracionalidad e integralidad que afectan al sistema sanitario público como consecuencia de los recortes y privatizaciones del actual Gobierno”, continúa esta organización al tiempo que recuerda
que ya advirtió de esta situación en su informe ‘Unidades de Gestión Clínica. ¿Un rodeo para la privatización sanitaria?‘.
A juicio de la FADPS, este proyecto “supone un cambio del modelo contemplado por la Ley General de Sanidad”, ya que “desmantelará las Áreas Sanitarias que deberían contar con estructuras para planificar, gestionar y coordinar los recursos diferentes niveles, centros y recursos”. Además, señala que las Unidades “podrán estar integradas por recursos de diferentes hospitales, incluso de diferentes áreas”, por lo que “la planificación en función de los problemas y necesidades de cada territorio desaparecerá totalmente”.
“Fragmentará aun más el sistema y los centros sanitarios al crear una maraña de estructuras organizativas y funcionales, con capacidad de planificar y decidir sus presupuestos al margen de las gerencias de los hospitales”, continúa la Federación, que añade que “el que se puedan constituir Unidades de Gestión con recursos de diferentes centros y niveles aumentará el caos y los problemas de gestión que afectan a la eficiencia y la racionalidad del sistema”.
Otros inconvenientes que, según la FADSP, ocasionaría este Real Decreto serían que “generará enfrentamientos y conflictos internos al sustituir los actuales Servicios sin hacerles desaparecer”, y que “incrementará la burocrática-administrativa de los centros sanitarios y al incorporar a las Unidades a personal con diferentes relaciones contractuales generará conflictos y enfrentamientos, incrementará los problemas funcionales y dificultará aún más el desarrollo de una política de personal racional e incentivadora”.
No incrementará la autonomía de los trabajadores
La Federación, por otra parte, sostiene que, “contrariamente a lo que anuncia, no incrementará la autonomía y la capacidad de participación de los trabajadores sanitarios, al poner al frente de la Unidades a personas designadas directamente por las gerencias”. De hecho, subraya que “está dirigida esencialmente a conseguir dos grandes objetivos”.
Las dos metas buscadas son “recortar gasto sanitario a costa fundamentalmente del capítulo de personal, para lo que introduce incentivos económicos que se supone premiarán las decisiones de ahorro de recursos de los profesionales”, y “fragmentar y privatizar el sistema al promover la integración en estas estructuras a centros y personal del sector privado”, concluye.

 Fuente: actasanitaria.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario