Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

miércoles, 10 de junio de 2015

Trabajo constata que la ONCE fomenta que sus vendedores trabajen más horas de las estipuladas para aumentar ventas

Varios expedientes de la Inspección de Trabajo han constatado que la ONCE promueve que sus empleados trabajen fines de semana y festivos en contra del convenio

Cientos de trabajadores reciben cartas en las que la ONCE les responsabiliza de la caída de ventas y les advierte de posibles expedientes sancionadores

Los sindicatos denuncian que la institución asocia pocas ventas con bajo rendimiento y les presiona de forma muy alejada a sus presuntos fines sociales

 



Manuel (nombre ficticio), vendedor de cupones de la ONCE en Madrid, recibió hace unas semanas una carta: "Hemos analizado las cifras medias de venta alcanzadas por usted en los últimos meses, y hemos constatado que se encuentran muy por debajo del mínimo obligatorio pactado en el convenio colectivo". Su empresa, la ONCE, le recuerda que su deber es "cumplir de forma ágil y diligente" sus tareas y, de paso, que la disminución "continuada y voluntaria" de su rendimiento es considerada una
falta grave que conlleva medidas disciplinarias. Podía ser, incluso, el paso previo al despido.

Este trabajador no ha sido el único al que ha llegado la misiva. En los últimos meses, cientos de vendedores de la ONCE han recibido esta carta tipo, una situación de la que eldiario.es ha tenido constancia a través una denuncia en el buzón seguro Fíltrala,que comparte con La Marea, Diagonal y Mongolia. Representantes sindicales y trabajadores han confirmado que la ONCE está sometiendo a una gran presión a sus vendedores y denuncian que sus prácticas tienen poco que ver con el fin social que la institución vende al exterior.

La carta es el primer paso del proceso, explica el secretario general de la sección sindical de CCOO en la delegación territorial de ventas de la ONCE, Miguel Ángel Lázaro: "Jurídicamente no tiene valor, es más una amenaza velada". La misiva hace referencia a un concepto incluido en el Estatuto de los Trabajadores y recogido en el convenio de la ONCE, firmado por UGT y CCOO: la bajada del rendimiento voluntario y pactado. Los sindicatos denuncian que la ONCE usa ese precepto genérico para amedrentar a los trabajadores.

"Relacionan ese concepto con la bajada de las ventas. Lo que decimos es que la ONCE no puede culpar al vendedor de que no le compren. Si vendes menos no es porque tengas bajo rendimiento. Si demuestran que se produce porque estás incumpliendo tu horario o que desatiendes tu puesto o tratas mal a tus clientes, entonces no hay nada que decir. Pero se abren expedientes solo porque bajan tus ventas", asegura Lázaro.

Tanto CCOO como CGT denuncian que la ONCE propicia que los vendedores trabajen todos los días de la semana, festivos incluidos, con tal de que sus ventas suban. La Inspección de Trabajo ha emitido varios requerimientos a la ONCE para que ponga fin a estas prácticas.

En uno de esos informes, que data de finales de 2014 y que ha podido consultar eldiario.es, la Inspección Provincial de Trabajo de Madrid constata que la dirección de la empresa "fomenta y/o tolera que vendedores y vendedoras ejerzan venta en días festivos sin que exista comunicación escrita previa, lo que altera las previsiones del artículo 31.4 del Convenio Colectivo".

La Inspección señala que esta práctica vulnera los derechos laborales de los trabajadores afectados, pero también genera competencia desleal para los vendedores que tienen esos días asignados para su actividad, "máxime cuando la pérdida de ventas en esos días los sitúa en la denominada baja rentabilidad que se combate con expedientes disciplinarios o poniendo en riesgo la renovación de su contrato". La Inspección propuso dos sanciones a la ONCE, que las recurrió. El recurso aún no se ha resuelto.

No es el único expediente de la Inspección de Trabajo. Otros dos pusieron de manifiesto que en Valencia la ONCE transgrede "las normas y límites legales o pactados en materia de jornada de trabajo", incluidos el disfrute de vacaciones.

Criterios pocos sociales

La denuncia va más allá: trabajadores y sindicatos se quejan de que la ONCE exija a sus trabajadores estos criterios mientras abre la venta de sus productos a establecimientos que nada tienen que ver con sus fines sociales ni con el empleo de personas discapacitadas, como gasolineras, estancos o bares.

El secretario general de CGT ONCE en Valencia, Jordi Carbonell, subraya que la baja rentabilidad es uno de los principales problemas de la institución en este momento. "En absoluto depende únicamente del vendedor, influyen muchos factores. El punto de venta, por ejemplo, te lo asignan ellos. Las ventas de la ONCE van a menos desde 2001, sus productos no son atractivos, la gente elige otras opciones", explica.
Fuente:  eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario