jueves, 27 de agosto de 2015

La sanidad europea insta a España a vigilar el virus del chikunguña

 El primer infectado en España es un hombre de 60 años residente en Gandía

 

 

Las autoridades sanitarias europeas recomiendan a España que esté alerta para detectar posibles casos del virus del chikunguña, una enfermedad transmitida por el mosquito tigre y de la que se produjo este año el primer caso autóctono, es decir, no importado de otras latitudes sino contraído en la península. El paciente fue un hombre de 60 años, residente en la localidad valenciana de Gandía, que no había viajado fuera de Europa recientemente y cuyos síntomas se manifestaron durante un viaje a Francia.

El virus del chinkunguña es una enfermedad endémica de zonas tropicales que provoca fiebre, dolores articulares y musculares y sarpullidos. Hasta el año 2013, la mayoría de los afectados eran
viajeros que regresaban de Asia o del Caribe. Sin embargo, en los últimos años se han producido casos autóctonos en el zona mediterránea de Europa.

El Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) publicó un informe instando a los países en riesgo a «aumentar la velocidad de confirmación y notificación de los casos», ya que desde el período de incubación del paciente de Gandía -que ya está recuperado-, estimado a comienzos de julio, fue necesario esperar hasta el 19 de agosto para que se ratificara el diagnóstico. Un mes y medio es tiempo suficiente para que un mosquito tigre pique al paciente y se contagie, convirtiéndose en vector del virus y multiplicando las posibilidades de que este se expanda.

Asimismo, el organismo europeo aconsejó a las autoridades sanitarias que extremen la vigilancia en viajeros que hayan regresado de países donde hay brotes activos del virus y muestren síntomas de este, ya que «la rápida detección de casos importados es crucial para prevenir la transmisión autóctona de la enfermedad».

El infectado en Gandía no coge desprevenido al ECDC, que ya había alertado de que el clima mediterráneo propicia el asentamiento de mosquitos transmisores, lo cual aumenta la vulnerabilidad de Europa. Ejemplo de esto son el brote en Italia del 2007 y diversos casos producidos en Francia en el 2010 y en el 2014.

En lo que va de año, en España se ha informado de unos 90 casos de chikunguña, 13 de ellos en Gandía, y a excepción de este último paciente todos se infectaran en terceros países.
La prevención contra el virus se basa en la protección personal contra las picaduras del mosquito, a cargo de cada individuo, y del control del vector, que está en manos de los sistemas sanitarios de los países europeos.

A día de hoy, según el ECDC, «las autoridades españolas ya están llevando a cabo investigaciones epidemiológicas y entomológicas, estableciendo medidas para el control del mosquito tigre»
Fuente:  lavozdegalicia.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario