lunes, 14 de septiembre de 2015

Belén Civera: "Se solicitan más psicólogos en salud pública porque estamos con ratios por debajo de la media europea"

 La presidenta del Colegio de Psicólogos de Aragón, Belén Civera, representa a un total de 1.500 personas en la Comunidad. También manifiesta las reclamaciones del sector, y defiende que la Psicología es una disciplina al alza a pesar de las dificultades económicas. A su vez, es una institución que atiende las consultas de los ciudadanos.

La máxima responsable de la institución lleva ocho meses de trabajo junto a la Junta Rectora
La presidenta del Colegio Profesional de Psicólogos de Aragón es Belén Civera

  - Belén Civera es desde el mes de enero la presidenta del Colegio Profesional de Psicólogos de Aragón, una entidad que representa a un total de 1.500 personas que desempeñan este oficio en toda la Comunidad. La colegiación, recuerda la máxima responsable, es obligatoria para ejercer.

Esta institución sirve para que los ciudadanos puedan aclarar conceptos sobre la Psicología o, incluso, denunciar prácticas poco éticas o no ajustadas a la legalidad. También sirve para que los propios profesionales de este campo puedan sentirse respaldados y señalar casos de intrusismo.
Por su parte, Civera expresa varias reivindicaciones del sector, como es la necesidad de una mayor formación, tanto para psicólogos con experiencia como para recién graduados, y la necesidad de
atender las necesidades de cubrir puestos de trabajo en distintas áreas.
Civera, además, desempeña labores de profesora de Orientación Educativa y directora de un equipo de 15 personas en la zona 3 de Zaragoza.
Pregunta.- ¿Cómo valora sus ocho meses al frente del Colegio Profesional de Psicólogos de Aragón?
Respuesta.- La verdad que lo valoro de forma muy positiva. Lo cierto es que hemos empezado con un reto muy duro y apasionante que es la reforma de la sede del Colegio. Teníamos una sede en un piso ya antiguo y, tras adquirir el anexo, estamos en pleno proceso de reforma.
Pero han sido ocho meses de trabajo muy interno y muy duro, para mí y también para los compañeros de Junta Rectora, que es un equipo fantástico de diez personas que están encima de todo, me apoyan, me cuidan. Estamos muy implicados.

P.- ¿Qué trabajo realiza el Colegio de forma diaria?
R.- En el día a día tratamos desde consultas de usuarios, ciudadanos y ciudadanas, que quieren psicólogos o que quieren asegurarse de que están colegiados o cuáles son los mejores para tratar sus problemas. También atendemos a ciudadanos que quieren poner denuncias ante un profesional o casos de compañeros que denuncian casos de intrusismo profesional, que es uno de los objetivos a tratar en este mandato.
A esto hay que añadir el trabajo del equipo de administración del Colegio, que trata con las altas, las bajas, las modificaciones o las solicitudes de certificaciones. Además, se encargan de las solicitudes de documentación por parte de la administración o de los propios psicólogos, también asumen los detalles de los convenios de colaboración que tenemos, y que últimamente en los casos de Pirotecnia Zaragozana, en la residencia de Santa Fe o casos de suicidio.
Muchos son trabajos internos, que no salen a la galería, pero que generan mucho estrés para la Junta y para administración porque tenemos que coordinar todo el desempeño de la profesión en muy poco tiempo.
P.- ¿Qué papel cumple un psicólogo en esos momentos?
R.- Tenemos un convenio de colaboración con el Gobierno de Aragón a través del 112. Una vez que nos activan acude un equipo de profesionales en el que van rotando las responsabilidades, además disponemos de un teléfono 24 horas para las emergencias. Se realizan tareas tan duras como el acompañamiento a las víctimas, a heridos, a familias e incluso en la identificación de cadáveres. Y trabajamos hasta que la DGA dice cuándo dejamos de intervenir.
P.- ¿Cómo se vive a nivel personal?
R.- Como persona, a nivel emocional, si no fuera porque después hay sesiones de trabajo, para poder elaborar el duelo profesional, sería imposible. Dentro de la formación con Protección Civil y el 112 hay cursos y bloques de contenidos dedicados al estrés profesional que se tiene después de una intervención de ese tipo.

P.- ¿Tienen algún convenio de colaboración más? ¿Estarían dispuestos a trabajar con más entidades?
R.- A fecha de hoy no tenemos ningún convenio más, aunque en su momento hemos tenido trabajos con atención a víctimas de violencia de género. Pero actualmente solo tenemos con el grupo de emergencias. Por otra parte, con los nuevos nombramientos, hemos iniciado contactos con todas las consejerías para ofrecer nuestro trabajo y planificar protocolos.
P.- ¿Dónde quieren centrar sus esfuerzos en este tiempo?
R.- La Junta Rectora tiene una comisión deontológica, formada por cinco profesionales que se reúnen una vez al mes. En estos órganos, como en cualquier grupo de trabajo, se hace una aportación que es altruista, de nuestro tiempo libre. La comisión se encarga de estudiar y valorar si hay denuncia real y qué sanción se aplica, si procede.
Pero también es de nuestro interés trabajar en prevención, en la formación en deontología. Llevamos muchos años haciéndola pero nos hemos dado cuenta de que no es suficiente. Así queremos implantar en cada curso de formación módulos específicos de deontología, independientemente del área y, además, una formación específica. Todo esto porque lo consideramos intrínseco a la defensa de la profesión, que es la función propia de un colegio.
P.- En estos momentos, ¿cómo se encuentra el sector en Aragón?
R.- Depende de los perfiles, y del ámbito en el que te muevas, sea público o privado. A pesar de la crisis es un sector en alza, porque los buenos profesionales en el ámbito privado tienen lista de espera. En cuanto a los que acaban la carrera, que tienen que especializarse y necesitan tutorización, queremos desarrollar, en colaboración con otros colegios, un programa para que los que acaban puedan empezar con garantías de éxito.
P.- Sin embargo, también se critica que se haya desarrollado un cierto carácter de pseudociencia alrededor de la Psicología, y usted mencionaba casos de intrusismo profesional, ¿qué importancia tiene el colegio en esos casos?
R.- La Psicología es una ciencia y el Colegio, como cualquier otro, es una corporación de derecho público que asegura tanto a los profesionales como a la ciudadanía que el trabajo cumple con unos requisitos mínimos de legalidad. Por su parte, el psicólogo, como titulación universitaria, garantiza que el desempeño de los conocimientos científicos en Psicología e intervención son los que son. Pero hay que tener en cuenta que llevar el “psico” no hace que se asegure una atención contrastada científicamente.
P.- Recientemente se publicó en prensa que un grupo de científicos aseguraba que más de la mitad de los estudios en Psicología no se puede repetir, ¿por qué?
R.- Desde mi punto de vista personal, se han hecho muchos estudios sobre distintos temas sin controlar la situación de pre, durante y pos en intervención e investigación. Entonces, a veces, esas conclusiones son difícilmente generalizables y con poca validez.
P.- En el IX Encuentro del Colegio de Psicólogos hablaban sobre las necesidades de los menores durante su educación. ¿Qué falta por hacer? ¿Se atienden correctamente esas peticiones?
R.- Es fundamental que haya psicólogos especializados en el ámbito educativo. En la actualidad, la función pública estatal regula profesores de orientación educativa pero no regula la necesidad de un psicólogo educativo en la etapa escolar obligatoria. Esa es una de las demandas que vamos a hacer a la consejería de educación cuando nos reunamos con ellos.
Evidentemente, en el área de salud hacen falta psicólogos, sanitarios, y clínicos, mucha más plantilla. Se están solicitando más psicólogos en la salud pública porque estamos con ratios por debajo de la media europea que son vergonzosos.
A nivel jurídico también hace falta mucha formación tanto en los profesionales que hacen los informes periciales, como en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, como en el resto de profesionales judiciales para tratar con la delicadeza suficiente todo lo que tiene que ver con la intervención en un menor.
P.- ¿Qué planes tienen para lo que resta de mandato?
R.- Nos quedan tres años y algunos meses para desarrollar el programa que tenemos en mente. Por una parte, la formación en general, integral y especializada, tanto para los que llevamos muchos años, como forma de reciclaje, como para los compañeros que acaban la carrera. También potenciar la comisión deontológica para que se incurra en menos infracciones.
Por otra parte, queremos potenciar el ámbito de la mediación, porque es una profesión multidisciplinar en la que tenemos mucho que aportar. Además buscamos mayor impulso de las distintas áreas de la Psicología, tanto las tradicionales, tipo educativa, recursos humanos o clínica; o aquellas en auge, como el envejecimiento o la discapacidad.
En cuanto a la discapacidad, tras una reunión con Atades y con distintos agentes sociales, valoramos cómo intervenir con víctimas de abuso sexual infantil cuando tienen discapacidad. Es un campo en el que se trabaja con mucha intensidad en Madrid y que el Gobierno de Aragón saliente dejó como compromiso. Ahora queremos retomarlo y formar a profesionales para que sepan cómo intervenir, apoyar a las familias y a las víctimas.

Fuente: aragondigital.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario