viernes, 11 de septiembre de 2015

Dos años en lista de espera por rechazar una operación en la sanidad privada 

Mari Angeles Garcia, una madrileña de 61 años, se negó en diciembre de 2013 a que la derivaran a la privada para ser intervenida quirúrgicamente de listesis lumbar

Desde entonces sigue en lista de espera pendiente de que la llamen del Gregorio Marañón, su hospital de referencia, en donde tienen todo su abultado historial médico

La Consejería de Sanidad reconoce que hay más de 1.500 pacientes que llevan más de un año esperando una intervención tras rechazar el desvío privado

 xcvxc

Mari Ángeles García conoce los pasillos del Gregorio Marañón tan bien como su propia casa. Casi la mitad de los 61 años que está a punto de cumplir se los ha pasado entre consulta y consulta para tratarse de las numerosas dolencias que padece desde la adolescencia. En su abultado expediente médico guarda numerosos informes de su paso por varias especialidades: medicina interna, digestivo, endocrinología, cardiología, reumatología, neurocirugía... "Las enfermedades me tienen machacada. No puedo hacer una vida normal", afirma.
En diciembre de 2013 iban a operarla de una listeis lumbar (deslizamiento hacia adelante de una
vértebra lumbar sobre la vértebra inferior) pero su deseo de que la delicada intervención fuera realizada en un hospital público -el suyo de referencia-, rechazando las alternativas de los centros privados que le ofrecían, la mantiene desde entonces en la lista de espera quirúrgica de la Consejería de Sanidad.
Mari Ángeles cree que tanta demora "es un castigo por negarme a ser operada en los hospitales privados a los que me derivaban. Pero yo quiero que me intervengan en el Gregorio Marañón que es mi hospital de referencia, donde conocen todo mi historial y tienen más medios". "Sé que hay muchos otros pacientes que también esperan desde hace tiempo a que les llamen para entrar en quirófano. Pero yo creo que tenemos que defender nuestros derechos", argumenta la mujer a eldiario.es.
Su caso, efectivamente, no es único. Según los datos de junio de 2015 publicados en la página web de la Consejería de Sanidad de Madrid, en estos momentos hay 35.829 madrileños que "voluntariamente han preferido mantenerse en la lista de espera para ser intervenidos en el hospital de su elección". El tiempo medio de espera está en 101 días. Sin embargo, la consejería de Sanidad reconoce que de esa cifra, 1.509 pacientes han superado los 365 días esperando que les llamen al no querer operarse en la privada. Uno de estos pacientes es Mari Ángeles.

Una enfermedad crónica

Su historia es la de un enfermo crónico al que todas sus dolencias se le complican. "Tengo diagnosticado asma, lupus, la enfermedad de Crohn.…Todo me toca a mí", lamenta, mientras relata su historial. En 1982 superó una primera operación de espina bífida en el Ramón y Cajal que la tenía postrada en una silla de rueda. Después, llegó otra intervención de hernia discal en el mismo hospital. "Es muy duro porque los dolores son muy fuertes", explica. A base de mucha rehabilitación, paciencia y un fuerte tratamiento médico fue mejorando y logró andar.
Las secuelas de aquellas dos operaciones obligaron a Mari Ángeles a tener que pedir sucesivas bajas en la consejería de Medio Ambiente, donde se encarga de repartir el correo y la documentación, y en atención al público.
La listesis lumbar le fue diagnosticada en 2010. "Apareció al hacerme una resonancia. Es una enfermedad degenerativa, muy dolorosa porque vas perdiendo fuerza en las piernas", aclara.
En diciembre de 2013, su médico del Gregorio Marañón le comunica que debe operarse. Entra entonces en lista de espera, con la alternativa de operarse antes en tres hospitales privados que le ofrece la Comunidad: la Clínica Moncloa, Clinsa, o Nuestra Señora de América. Mari Ángeles se hace todas las pruebas del preoperatorio y logra el visto bueno del anestesista para entrar en quirófano en marzo. Pero al rechazar las tres opciones en la privada la operación no se realiza.
Mari Ángeles ha presentado varias reclamaciones tanto en el Marañón como al nuevo consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, al que ha escrito este verano explicándole su caso y exigiendo su derecho a ser intervenida en su hospital público de  referencia. "Al consejero le pido desde aquí que se ponga en la piel de las personas enfermas, que no sabemos por dónde tirar ya". "Estoy harta e indignada. No entiendo por qué a persona con enfermedades crónicas no nos hace caso. La última vez que llamé no me dijeron nada. Me siguen dando largas", lamenta.
Mari Ángeles ha vuelto ahora a trabajar. "El inspector del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) me dijo que no me convenía estar más tiempo en casa y que debía incorporarme a mi trabajo ‘por mi salud mental’. Si me dieran otra baja encima me descontarían parte del sueldo. ¿Qué otra opción tengo?", se pregunta la mujer, que en la actualidad tiene reconocida una discapacidad del 33%.
El problema de las listas de espera ha sido uno de los asuntos que, efectivamente, ha heredado Sánchez Martos al asumir la cartera de Sanidad de Madrid. La presidenta regional, Cristina Cifuentes, se comprometió en su pacto de investidura con Ciudadanos a reducir estas cifras de espera para intervenciones quirúrgicas.
Para ello, hace unos días anunció un plan para que los hospitales madrileños abran el 60% de sus quirófanos por las tardes. La medida empezará a ponerse en práctica a partir de noviembre. Sin embargo, el partido de Albert Rivera cree que también deberían abrir los fines de semana, algo que supondría también tener que aumentar el número de médicos y de personal sanitario.
Eldiario.es ha intentado recabar la opinión de la consejería de Sanidad sobre el caso de Mari Ángeles, pero después de varios intentos ningún portavoz ha contestado a las preguntas de nuestra redacción. Tan solo han reconocido que el tiempo que lleva en lista de espera "no es el normal". 

Fuente:  eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario