martes, 22 de septiembre de 2015

Las prioridades de Celaya son lograr equidad y participación con las nuevas ideas

 El consejero rechaza la privatización de los servicios y los copagos, pero no desecha del todo los conciertos con entidades privadas.

 Las prioridades de Celaya son lograr equidad y participación con las nuevas ideas

 Las prioridades que se plantea el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, para la nueva legislatura son lograr la equidad y la participación de todos los agentes implicados en la atención sanitaria, y lo quiere hacer con "nuevas ideas y prácticas renovadas" para conseguir también cumplir el reto de la sostenibilidad económica del sistema.

Celaya ha comparecido este viernes ante la Comisión de Sanidad de las Cortes para exponer los retos que se plantea para esta legislatura, que augura que volverá a ser difícil debido al momento "complicado" que atraviesa el sistema de salud en Aragón, en "gravísimo deterioro" después de
los recortes sufridos en la anterior etapa.

Consciente de la "escasez económica", el consejero se plantea mejorar el servicio, y eso no es posible conseguirlo, a su juicio, "con los mismos criterios del pasado", motivo por el que se requieren "nuevas prácticas" para llegar a tener una sanidad "universal, accesible y eficaz", de la que se eliminen "las bolsas de ineficiencia", todo ello apelando al compromiso y liderazgo de los profesionales sanitarios e impulsando la toma de decisiones y la autonomía de unos pacientes bien informados.

La equidad, ha explicado, se logra potenciando la Atención Primaria, -algo que ha asegurado que "se notará" en los próximos presupuestos- la atención a los pacientes crónicos y dependientes y mejorando las prestaciones de la salud mental. En este sentido, se ha comprometido a potenciar los equipos de Atención Primaria, con un modelo propio de gestión y una cartera de servicios "claramente definida"; a dar prioridad a los llamados "pacientes frágiles", siempre en coordinación con los servicios sociales, para conseguir incrementar su autonomía, y a favorecer la inclusión social y laboral de los enfermos mentales.

Para Celaya, también son muy importantes los procesos participativos, tanto individuales como colectivos, para la toma de decisiones, así como establecer mecanismos que permitan a los pacientes el acceso a toda la información disponible, algo que se pretende hacer a través de una nueva página web. Respecto a las cuestiones económicas de la prestación del servicio, Celaya rechaza la privatización de los servicios y los copagos, pero no desecha del todo los conciertos con entidades privadas, siempre que sean algo excepcional, debido a las circunstancias, y estén permanentemente controlados.

Ha dicho que prestará especial atención a las políticas de salud pública y a los programas de prevención y promoción de la salud, especialmente en las etapas vitales de transición, como la niñez, la adolescencia o la tercera edad. Por el PP, la diputada Carmen Susín ha reconocido que la sanidad no es un servicio "autosostenible", pero aún así se ha interesado por los recursos de que dispondrá Celaya para acometer las infraestructuras comprometidas, y le ha emplazado al diálogo, el consenso y la transparencia después de una "cierta descoordinación" en el arranque de su gestión.

Celaya, a este respecto, ha insistido en que la deuda del Salud asciende a 500 millones de euros. La diputada de Podemos Itxaso Cabrera ha coincidido en la apuesta por la Atención Primaria y por modificar la tendencia al 'hospital-centrismo', mientras que desde el PAR, Berta Zapater ha dudado de que con una deuda de 500 millones se puedan acometer las infraestructuras que plantea el PSOE, entre ellas los hospitales de Alcañiz y Teruel.

José Luis Juste (Ciudadanos) ha insistido en la necesidad de potenciar también la investigación sanitaria y los programas de promoción de la salud en las escuelas, al tiempo que ha pedido mejor tratamiento laboral para los profesionales médicos, incluso con incentivos por productividad, y que sólo se concierten intervenciones con las clínicas privadas en caso de "máxima necesidad".

Por el Grupo Mixto, Carmen Martínez (CHA) ha recordado la gestión del anterior gobierno, "que dejó a 30.000 personas sin derecho a la salud", en alusión a los inmigrantes sin papeles, y ha agradecido a Celaya que él apoye una sanidad "pública y que no excluya a nadie".

Fuente:  heraldo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario