viernes, 9 de octubre de 2015

Las potencias de la UE acuerdan la expulsión rápida de irregulares y el blindaje de fronteras

En plena crisis de los refugiados, Alemania, Francia, Reino Unido y España proponen reforzar los mecanismos de expulsión los migrantes sin derecho a asilo.

Los ministros del Interior buscan un acuerdo para endurecer la política de retorno con el acuerdo de los países de tránsito y origen.

 


Con la crisis de los refugiados aún sin resolver (este miércoles estaba previsto reubicar a los primeros 20 demandantes procedentes de Italia del primer cupo de 40.000 aprobado en julio), los ministros europeos de Interior acordaron este jueves el refuerzo de las fronteras exteriores de la Unión Europea (UE) y de la política de repatriaciones para asegurar que los migrantes sin derecho a recibir asilo regresen a sus países de origen.

La Comisión Europea ha alertado de que, de todas las repatriaciones de quienes han accedido de
forma irregular ordenadas en la UE cada año, solo se llevan a la práctica un porcentaje inferior al 40%, un dato que ha servido a las principales potencias continentales para exigir un aumento de los controles.

"Una Europa sin fronteras aseguradas seguirá siendo una Europa con controles internos", aseguró el ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière, durante el encuentro celebrado en Luxemburgo.

De Maizière defendió, en primer lugar, la necesidad de reforzar la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex), que ha solicitado 775 guardias de apoyo ante las llegadas de refugiados a Italia y Grecia. A continuación, pidió trabajar en acuerdos con los países de procedencia y vincular tanto las ayudas al desarrollo que Europa entrega al Tercer Mundo como la concesión de visados a que las naciones beneficiadas acepten las devoluciones de sus ciudadanos.

Su homólogo francés, Bernard Cazeneuve, propuso potenciar Frontex convirtiéndolo en uncuerpo de agentes que actúe cuando los países no sean capaces de detener las llegadas de migrantes, como ocurre con Grecia, Italia o España. "Los Estados seguirían teniendo el control soberano de sus fronteras", insistió para salvar las reticencias de algunos gobiernos respecto a una posible nueva cesión de soberanía.

La medida, compartida, en principio, por Alemania también es del gusto de Reino Unido.

"Tenemos que asegurarnos de que rompemos el vínculo entre personas que hacen un viaje peligroso y personas que se quedan en Europa", sostuvo la secretaria de Estado de Interior británica, Theresa May. "Debemos aplicar mano dura con aquellos que abusan de nuestro sistema", sostuvo.

El secretario de Estado español de Seguridad, Francisco Martínez, se pronunció en esta misma línea y reclamó que la UE ponga en marcha un sistema verdaderamente "eficaz" de repatriación de inmigrantes irregulares sin derecho a recibir asilo para evitar que colapse.

Cita vital: 11 y 12 de noviembre

Jean Asselborn, ministro de Inmigración y Asilo de Luxemburgo, recordó a los presentes en Luxemburgo que el control de fronteras exteriores, la inmigración en general, la política de retorno y la posible revisión del tratado de Schengen -que permite la libre circulación entre los países miembros- constituyen "un paquete" que debe tratarse en conjunto, algo que Europa no ha conseguido hasta el momento.

Esta es una de las dificultades a las que se enfrentan los 28 de cara a la vital cumpre internacional de La Valeta (Malta). Esta reunión fue fijada en junio, tras el estallido de la crisis migratoria y como reacción a la llegada de desplazados a través de la nueva ruta de los Balcanes.

Los asistentes se pusieron de acuerdo en citar a los representantes de la Comisión de la Unión Africana y de la Comisión de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO), las Naciones Unidas y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), pero no antes del 11 y 12 de noviembre, cuando tendrán lugar las jornadas.

La cumbre abordará la cooperación con África y las propuestas europeas, siempre que los 28 se pongan de acuerdo.

El primer paso podría producirse este jueves, si los ministros del Interior logran aprobar un documento de conclusiones sobre la "política de retorno" que podría incluir las detenciones como medida de último recurso, según Efe. Los ministros defienden la posibilidad de introducir el principio "más por más" y buscar un "equilibrio entre incentivos y presión" para motivar la cooperación de los países de origen y tránsito.

Fuente:  20minutos.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario