lunes, 16 de noviembre de 2015

Madrid obliga a los hospitales públicos a derivar a privados para poder operar por las tardes 

 El plan de "mejora de las lista de espera" diseñado por el Gobierno de Cristina Cifuentes incluye esta cláusula para asignar los recursos precisos para aumentar la actividad

El documento dice: "Facilitar la derivación a centros públicos sin lista de espera" que, según los profesionales, solo pueden ser las clínicas concertadas

 Sánchez Martos y Cristina Cifuentes

La Consejería de Sanidad de Madrid ha diseñado un plan para intentar aliviar su lista de espera quirúrgica: un contrato por el que los hospitales públicos tienen que comprometerse a derivar pacientes a centros concertados a cambio de recibir los recursos necesarios para operar a más pacientes.
El borrador del documento al que ha accedido eldiario.es, recoge que "los objetivos de la actividad" se centran en "el incremento de la actividad". Para ello, cada hospital y servicio prevé realizar un
número de intervenciones "y facilitar la derivación a centros públicos sin lista de espera quirúrgica". Según ha analizado la Asociación de Facultativos Especialistas (AFEM) en la cadena Ser esto supone que "dos de cada tres" pacientes vayan a terminar en clínicas concertadas.
La lista de espera para operarse en la Comunidad de Madrid está por encima de las 70.000 personas. En abril pasado alcanzó su récord al situarse en 78.696. Desde entonces ha experimentado una mejora y el último registro se colocó en junio en 72.755. En junio de 2012 la cifra estaba en 49.139. El aumento en tres años ha sido del 48%. Hace una década la lista de espera marcaba 27.672 pacientes aguardando su intervención.
El plan que ha diseñado el Ejecutivo de Cristina Cifuentes (PP) es algo muy similar a lo que sucedía hasta que el consejero de Sanidad de Ignacio González (PP), Javier Fernández-Lasquetty, prohibió la actividad extraordinaria de los quirófanos. Las llamadas peonadas eran esa actividad extra. Lo que se añade ahora es esta obligación para los centros de que, si quieren trabajar por las tardes, deben enviar a los pacientes que no vayan operando a otros hospitales. Ahí radica la diferencia y "el truco", como lo llaman lo médicos que han hablado en la Ser.
Un sanitario explica que "para la Consejería, centro de la red pública es cualquiera que haga actividad sufragada por los presupuestos. Como las clínicas concertadas. Así que esos son los que no tienen casi lista de espera y los que recibirán las derivaciones".
Este modelo, que es el que está llegando a los diferentes profesionales y que asocia los recursos a este compromiso, "no tiene muchas posibilidades de modificarse para impedir el envío a la sanidad privada", dicen a eldiario.es fuentes internas de la negociación colectiva.

Fuente:  eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario