Marea Blanca Aragon

Marea Blanca Aragon
Marea Blanca Aragon

martes, 24 de noviembre de 2015

Nos roban nuestros derechos, nos roban el futuro

Juventud SIN Futuro lanza junto a Marea Granate esta segunda fase de la campaña "Vidas Nómadas" centrada en visibilizar y denunciar la progresiva pérdida de derechos que hemos sufrido durante estos últimos años

Desde que empezó la crisis han sido miles las personas que han tenido que salir fuera de España en busca de un empleo digno. Además de la dificultad que ya de por sí supone adaptarse a un sitio nuevo, las migrantes se enfrentan a pérdidas de derechos como son el acceso a la sanidad y el voto

Nos quieren #SinVotoSinVoz y nos tendrán combatiéndolos #DesdeTodasPartes

 Desde todas partes


El pasado 27 de octubre, desde Juventud Sin Futuro, junto con Marea Granate, lanzamos la campaña "Vidas Nómadas" con el objetivo de dar voz a todas esas personas que se han tenido que marchar fuera de España para poder construir un futuro y vida dignos ya que aquí la falta de oportunidades y la precariedad laboral les impedían hacerlo.
 
Hoy lanzamos la segunda parte de esta campaña, en la que pretendemos visibilizar y denunciar la progresiva pérdida de derechos que estamos sufriendo tanto la ciudadanía que vive en España, como la que viven las personas que se han visto forzadas a salir fuera.
 
Por mucho que desde el Partido Popular hayan optado, como estrategia electoralista, por el discurso de la recuperación, las mayorías sociales sabemos que la crisis no ha pasado y que nuestra economía no ha mejorado. Llevamos cuatro años de recortes a golpe de reforma en los que hemos visto medrados nuestros derechos más básicos y nuestro futuro.
 
Han sido cuatro años de desahucios, de precariedad, de paro, de exilio. Han intentado quitarnos a las mujeres uno de los derechos principales: decidir sobre nuestros propios cuerpos, el derecho al aborto libre y gratuito. Nuestras mayores han visto disminuida su calidad de vida ya que han congelado sus pensiones. Nuestros padres y nuestras madres ahora tienen que trabajar más que antes para obtener los mismos ingresos que, en la mayoría de los casos son insuficientes para poder llevar un vida digna.
 
Nos quieren sin voz y sin voto pero nos tienen combatiéndolos desde todas partes, con o sin sanidad, con o sin voto, porque nosotras ponemos nuestra vida en el centro
 
Además, a la juventud nos han precarizado y ninguneado hasta la saciedad. Si bien las condiciones laborales que había antes de la llegada del PP no eran las mejores (recordemos que el PSOE ya hizo una reforma laboral que nos afectó, y mucho, a la juventud), tras su reforma laboral somos muchas más las jóvenes que intentamos sobrevivir a base de trabajos temporales, contratos de prácticas y con contratos de formación; somos más las jóvenes que nos vemos obligadas a hacer las maletas para irnos del país dado que aquí la posibilidad de construirte un proyecto de vida digna son mínimas si no eres hijo o hija de, cosa que no es habitual entre la mayoría de la población. Vivimos en una sociedad en la que la desigualdad social es cada vez mayor ya que el 1% de la población es tan rica como el 99% restante, y eso es intolerable. 
 
Mientras tanto, mientras nos precarizan y nos aprietan el cinturón, a diario oímos hablar de nuevos casos de corrupción: los mismos que nos precarizan son los de la Gürtel, la Púnica y las tartejas Black. Y además, por si fuera poco, nos han robado, además de millones de euros, el derecho de poder expresar nuestra indignación, el derecho de manifestación. Su Ley Mordaza nos quiere calladas, nos quiere sin voz.
 
Todo esto pasa aquí, dentro de nuestras fronteras. Fuera, en el exilio, miles de personas han visto recortados sus derechos tan básico como son el acceso a la sanidad y al voto. Por un lado, al volver, si han pasado más de 90 días fuera, no tienen derecho a la sanidad pública. Por otro, les han arrebatado el derecho más básico de la democracia: el derecho a voto. Esto, la Mafia lo hace de dos formas: poniendo trabas para que las papeletas lleguen al exterior: en las pasadas elecciones autonómicas y municipales muchos consulados no recibieron las papeletas; y haciendo que las papeletas tampoco lleguen a su urna de destino. Se calcula que cerca del 95% de las papeletas que se emitieron desde el extranjero no llegaron a su colegio electoral. 
 
Son una Mafia organizada. Nos quieren sin voz y sin voto pero nos tienen combatiéndolos desde todas partes, con o sin sanidad, con o sin voto, porque nosotras y nosotros ponemos nuestra vida en el centro, no como ellos, porque a pesar de sus recortes y reformas, de su empeño en mandarnos lejos, somos capaces de cuidarnos y organizarnos para echarlos, para hacer que ahora, quienes hagan las maletas sean ellos.
 
Fuente:  eldiario.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario