miércoles, 2 de diciembre de 2015

Cifuentes y la Sanidad Pública en Madrid: más de lo mismo

 La privatización sanitaria, pese a las declaraciones oficiales ha continuado en este tiempo sin que se hayan observado cambios significativos en la misma.

 Cifuentes y el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, durante una visita al Hospital Gregorio Marañón.

El último informe del Observatorio Madrileño de Salud ha constatado que el nuevo Gobierno liderado por Cristina Cifuentes con el apoyo de Ciudadanos no ha supuesto un giro en las políticas privatizadoras de la sanidad pública madrileña. Más bien todo lo contrario: continúa el proceso de recortes, deterioro, desmantelamiento y privatización a la que se está viendo sometida en los últimos años.
Presupuestos Insuficientes

El Observatorio señala aquellos aspectos que demuestran que la situación continúa igual. En primer
lugar, se advierten unos Presupuestos Insuficientes, lastrados por continuos recortes en los últimos cuatro años (entre 13.000 y 24.000 millones € según las fuentes). En los presupuestos de 2015, Madrid destinó a Sanidad un total de 1.144,48 € por habitante frente 1240,61 € de promedio de las CCAA (es decir 625 millones € menos que lo que supondría haberse situado en dicho promedio), aunque no se conoce en este momento la desviación del gasto sobre el presupuesto (en 2014 fueron 500 millones €), lo previsible es que sea una cantidad importante porque el gasto interanual de recetas lleva una desviación al alza en septiembre de 2015 del 5,3% y es conocido que el gasto  farmacéutico hospitalario (que no es público) tiene una desviación muy superior (en torno al 23%). Si la Comunidad de Madrid hubiese presupuestado per capita lo mismo que el promedio de las CCAA desde 2010 se habrían destinado 4.704 millones € más para la Sanidad Pública en este periodo
Por eso el presupuesto para 2016 que se ha presentado es “notoriamente insuficiente” (7.746 millones €) -subraya el Observatorio-, que es menos que la liquidación de 2014 y probablemente en torno a 600-800 millones € menos que lo que se gaste realmente en 2015.

Secuestro y maquillaje de la información sanitaria

La consecuencia inmediata de estas restricciones presupuestarias, unida a los fenómenos privatizadores, ha sido un empeoramiento del funcionamiento de la Sanidad madrileña.  Hasta ahora la respuesta de la Consejería de Sanidad ha sido negar los hechos y maquillar los datos de lo que es un buen ejemplo el autodenominado “Observatorio de resultados del servicio madrileño de salud” que ofrece unos datos que resultan evidentemente falsos, que contrastan con las opiniones de la ciudadanía que sitúan a la sanidad madrileña por detrás del promedio de las CCAA, tal y como se observa en los siguientes cuadros que recogen los resultados del último Barómetro Sanitario publicado por el Ministerio de Sanidad en julio de 2015.

Porcentaje de población que considera que la atención recibida fue buena o muy buena
cuadro 1
Porcentaje de población que piensa que mejoro la atención sanitaria en el último año

cuadro2

Continúa la privatización, ahora mas solapada: se potencia a los centros privados en detrimento de los públicos

La privatización sanitaria, pese a las declaraciones oficiales ha continuado en este tiempo sin que se hayan observado cambios significativos en la misma, lo único es que no se plantean nuevas privatizaciones de manera frontal, lo que en realidad no sucede desde la paralización del “Plan de sostenibilidad” en enero de 2014, el cual por cierto todavía sigue vigente. Sin embargo la privatización por la vía de las derivaciones de intervenciones quirúrgicas, consultas de especialista o pruebas diagnósticas se ha mantenido y aún incrementado en detrimento de los centros públicos. Así la evolución de los presupuestos suponen un recorte sistemático de los presupuestos en hospitales públicos (en 2013 el -16,09%, en 2014 el -7% y en 2015 el -1,08%), mientras que los privados solo reciben incrementos en estos mismo años (+5% en 2013, +2% en 2014 y +34,72% en 2015) , mientras tanto la  Atención Primaria como es toda pública solo tiene bajadas continuadas desde 2012: - 7,06% en 2012; -3,7% en 2013; -4% en 2014; y  - 0,5% en 2015. En las liquidaciones presupuestarias este incremento de fondos del sector privado aumenta aún mas, así en la liquidación del presupuesto de 2014 el aumento de los centros privados fue finalmente del  + 6,84% (frente al +2%  previsto inicialmente).
Existe constancia de que hasta un 37,53% de las personas que están pendientes de una intervención quirúrgica o una prueba diagnóstica habían sido derivados a centros privados, pero el porcentaje actual probablemente es  muy superior.
Por ello Madrid ocupa el segundo lugar en porcentaje de gasto sanitario dedicado a concertación privada y es también en 2014 y 2015 la comunidad autónoma que tiene un mayor grado de privatización sanitaria.
Otro hecho a reseñar es que a pesar de que la Asamblea de Madrid ha aprobado una proposición no de ley para la reversión del hospital de Collado-Villalba, la Consejería de Sanidad no ha iniciado ninguna actuación al respecto.

Las exclusiones sanitarias: inmigrantes y copagos

En Madrid se aplico el RDL 16/2012 en cuanto a las exclusiones de inmigrantes no regularizados y al copago. En el primer aspecto se han producido numerosos incidentes de denegación de asistencia, a veces conculcando al propio RDL, recientemente se han realizado por parte de la Consejería de Sanidad iniciativas alegales para la atención sanitaria de este colectivo que se está produciendo con muchos problemas y gran variabilidad, en definitiva el tema no esta totalmente resuelto.
En lo referente al copago esta funcionando el relativo a los medicamentos con receta y a la exclusión de la financiación pública de 417 medicamentos. Al igual que sucede en otros territorios el copago se ha constituido en una barrera para el acceso a medicamentos prescritos, y por lo tanto necesarios para un porcentaje elevado de la población, la mas enferma y con menos medios económicos. Así el 14,76% de las personas que reciben una prescripción farmacéutica no la retiran de las farmacias por motivos económicos (el 20,39% en el caso de los pensionistas y el 25,92% en el de los parados). Por supuesto no se ha hacho ningún seguimiento de los probables efectos sobre morbilidad y mortalidad de estos abandonos de los tratamientos prescritos.
Los recortes de personal
cuadro3Durante los últimos 5 años  se ha venido produciendo una disminución continua y paulatina del presupuesto destinado al mantenimiento de las plantillas del Servicio Madrileño de Salud, tendencia que parece tener un paréntesis en los presupuestos del 2015, que de manera global, incrementaron en un 0,57% el gasto destinado a personal,  incremento a todas luces ridículo e insuficiente para mantener unas plantillas bien dimensionadas, pero parece evidente debía ser necesario algo de cosmética presupuestario en un año de celebración de Elecciones Autonómicas y Generales. (Cuadro elaborado por FSS-CCOO de Madrid).
cuadro4La opacidad y la falta de transparencia a sido la dinámica habitual de la Consejería de Sanidad, por lo que desconocemos, hasta el momento actual, la plantilla real con la que cuentan los diferentes Centros Sanitarios y al igual que ha ocurrido con la lista de Espera Quirúrgica, no coinciden los datos que se obtienen del Sistema de Información del SNS de Atención Especializada (SIAE), o del Sistema de información de Atención Primaria (SIAP) con los que se proporcionan en las Memorias del SERMAS.

cuadro5
*Elaborado por FSS-CCOO-Madrid sobre datos obtenidos de las Memorias del Servicio Madrileño de Salud
Otra  fuente que nos permite obtener información respecto al empleo en Instituciones Sanitarias Públicas de las CCAA es el Boletín Estadístico de Personal al Servicio de las Administraciones Públicas (BEPSAP), y en que comparando los datos de plantilla de Enero de 2010 a Enero de 2015, destacamos especialmente 3 CCAA por sus elevadísimos porcentajes de reducción, superiores al 9% Illes Balears, (11,09% respecto a 2012), Castilla la Mancha (9,94% respecto a 2012) y Madrid (9,31% respecto a 2010).
Lo cierto es, por mucho que se quieran maquillar las cifras, los cierres de Centros y las privatizaciones de servicios que se han producido hasta la paralización del “Plan de sostenibilidad” en enero de 2014, arrojan la indiscutible cifra de 3.842  trabajadores que han perdido su empleo: Servicios no Sanitarios del Hospital Puerta de Hierro (378), el Instituto de Cardiología  (190), Limpieza Hospitalaria (255), Lavandería Central (336), reordenación de la Gerencias de AP (200), Expediente de Regulación de Empleo en la Agencia Laín Entralgo (90), reordenación de los Servicios de Atención Rural (10), Privatización Centros de Salud Mental (20), Hospital Carlos III (28), jubilaciones forzosas (700) y la no renovación de 1629 contratos eventuales.
Parece también evidente, que incluso utilizando los datos proporcionados en las Memorias del Servicio Madrileño de Salud, hay una perdida sustancial no solo de plantilla de personal de gestión y servicios (2.967), sino que tenemos 653 Facultativos y 2.331 Diplomados sanitarios y de formación profesional menos, a pesar de que ha habido un leve pero continuo incremento de la población a atender y una lista de espera quirúrgica que ha llegado a records históricos.
El incremento del la jornada laboral a 37,5 horas semanales y su cálculo en computo anual, ha supuesto que cualquier profesional trabaje 17 días mas al año que en el 2011,  el impacto que esta medida ha tenido en la pérdida de renovación de contratos eventuales es directa y difícil de cuantificar en su totalidad, pero lo que es incuestionable es que no solo se ha perdido empleo, sino que el empleo que se genera es de peor calidad, abundando las contrataciones temporales que se hacen por media jornada o incluso a 1/3 de jornada o a días sueltos.
Pero no es únicamente que se trabaje más, es que han empeorado las condiciones en las que se desarrolla el trabajo diario. Cada vez se imponen más jornadas con módulos suplementarios de actividad en turno contrario, jornadas a turnos rotatorios con aumentos de jornadas nocturnas, planillas  que se modifican continuamente, comunicándole con poca antelación o de manera imprevista cambios en los días libres por “necesidades del servicio”, a esto hay que añadir que las limitaciones en las tasas de reposición de las  vacantes que se van produciendo y  la política de disminución de contrataciones para sustituir bajas por IT o permisos y vacaciones también han supuesto un  incremento de carga de trabajo y del burn-out tan característico entre el personal sanitario.

El deterioro de la Atención Primaria

La Atención Primaria como ya se ha señalado ha sufrido una importante descapitalización en este tiempo, que continúa, con serios problemas de atención y con abandono de las labores de prevención y promoción. Los recortes de personal han sido muy importantes, y la dotación de médicos de AP  y de personal de enfermería  por TSI están por debajo del promedio de las CCAA (0,69 versus 0,79 para los médicos y 0,51 versus 0,79 para la enfermería). Consecuencia de ello son las demoras en las citas para las consultas de medicina de 2,55 días y 2,46 días para enfermería con máximos de 7 y 11 días respectivamente.

Las listas de espera

Como era de esperar las listas de espera no han parado de incrementarse, a pesar de las mentiras de la web oficial de la Consejería de Sanidad que ofrece como último dato de espera media para intervenciones quirúrgicas 15,5 días y  espera media para consulta de especialista en 19,2 días.
Los hechos son bien distintos. El número de pacientes en espera quirúrgica no ha cesado de aumentar, así en diciembre de 2014 había 77.689 personas en lista de espera quirúrgica en la Comunidad de Madrid, frente a 27.672 en junio de 2005 (un incremento del 180% en 9 años de gobierno del PP).
Por otro lado, en las encuestas realizadas, la demora para pruebas diagnósticas era de 0,89 meses, de 3,3 meses para consulta del especialista y de 7,03 meses para intervenciones quirúrgicas, con máximos de 12,16 y 24 meses respectivamente.
Todo ello es congruente con una significativa reducción del número de camas y de profesionales en la Sanidad Pública, de hecho en Madrid se da una situación que podría parecer increíble, y es que tras abrirse 11 hospitales nuevos el número de camas disponibles se ha reducido un 5,87%.

Fuente:  nuevatribuna.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario