domingo, 13 de marzo de 2016

San José tendrá ecógrafos nuevos después del verano

El Salud decide no trasladar de nuevo el aparataje que se llevó al Servet. Al ser compra, el proceso tiene que salir a concurso, lo que alarga el proceso

 La Policía custodia el traslado del aparataje, en octubre del 2013. - ÁNGEL DE CASTRO

El centro de especialidades Pablo Remacha, en el barrio zaragozano de San José, contará finalmente con ecógrafos nuevos tras el verano. El Salud ha decidido comenzar a trabajar en la salida a concurso de esta compra y descartar el regreso del aparataje desde el hospital Miguel Servet, adonde lo trasladó el anterior Ejecutivo en octubre del 2013.

"El Salud quiere mejorar el centro de especialidades y dotarlo con equipos de nueva adquisición", confirmaron ayer fuentes de Sanidad, que justificaron la decisión, además, en evitar el riesgo que pudiera ocasionar el transporte de los aparatos desde el Servet. "Es mejor contar con unos nuevos para no tener que desmontar otra vez los del Servet, que, de este modo, continuarán en ese hospital", apuntaron desde la Administración sanitaria.

Así, San José volverá a contar con los dos ecógrafos y el mamógrafo que fueron suprimidos en la anterior legislatura, aunque el proceso de compra obliga a prolongar la espera de los usuarios.

En principio, la previsión del Salud es que, a tenor de los plazos legalmente establecidos para el concurso, el centro pueda disponer de esos equipos en el tercer trimestre del año. Así se lo ha dado a conocer ya a los vecinos del barrio, que confían en que todo vuelva a la normalidad después del verano.

COMPROMISO

El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ya se comprometió, a finales del año pasado en las Cortes, a devolver al Pablo Remacha los ecógrafos suprimidos. El titular del departamento anunció entonces una partida de 8,5 millones de euros destinada a la renovación tecnológica, adquisición de ecógrafos y mamógrafos y la reposición de los que el Pablo Remacha perdió dos años antes.

La reposición de los aparatos ha sido una larga reivindicación del barrio de San José, pero también de Las Fuentes y La Cartuja y los más de 20 pueblos de la provincia que pertenecen al sector II y que son atendidos en este centro --el Pablo Remacha asiste a unas 125.000 personas--.

Distintos colectivos, formaciones políticas y sindicatos reclamaron en varias concentraciones la vuelta de los ecógrafos a San José. Incluso los propios trabajadores del centro llevaron a cabo actos de protesta, con recogida de más de 16.000 firmas y una manifestación a la que acudieron alrededor de 4.000 personas y en la que también se cargó contra la forma en la que el anterior Gobierno llevó a cabo el traslado: de noche y forzando una puerta. El Ejecutivo lo justificó diciendo que alguien la había manipulado para evitar que accedieran los técnicos.

Fuente:  elperiodicodearagon.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario